BAELO CLAUDIA. UN LUGAR HISTÓRICO Y BELLO

Quiero emprender mi andadura en este blog con la descripción de un lugar mágico, no sólo porque representa una parte de nuestro pasado, sino por su enclave en la bella ensenada de la playa de Bolonia. Desde esta ciudad romana se tiene una vista inmejorable a la playa, a su famosa duna, al Atlántico y a la ciudad africana de Tánger.

DSC_1206

Este año Baelo Claudia cumple 100 años desde que el arqueólogo Pierre Paris inició las actividades arqueológicas en ese lugar.

Durante siglos la ciudad de Baelo sólo se conoció por monedas y por algunos textos antiguos: Estrabón hace mención de “Belón” hacia el año 18 d.c.; Plinio citaba a “Baelo” en su Historia Natural III en el año 77 d.c.  Aquí reproduzco un párrafo de Estrabón en el que hace mención de esta ciudad «Después viene Mellaria, que tiene fábricas de salazón y luego la ciudad y el río Belón. Belón es el puerto donde principalmente se embarca hasta Tingis (Tánger) en Maurusia. Es también un emporio que tiene fábricas de salazón».

DSC_1142

La situación estratégica de Baelo Claudia es la causa decisiva de su desarrollo: tanto por la cercanía a la costa norteafricana, como por su proximidad al Estrecho y al flujo migratorio de atunes que se desplazan cada año hacia el Mediterráneo para  desovar. También contaban con agua dulce de las sierras de Cádiz para lavar el pescado y grandes salinas de las bahías para elaborar la salazón. No menos importante es la presencia de grandes depósitos de arcilla que servían para la manufactura de las ánforas con las que luego transportaban las salsas de pescado a todo el imperio.

EXCAVACIONES

Casi toda nuestra información sobre la ciudad antigua de Baelo proviene de las investigaciones realizadas en el yacimiento de Bolonia.

DSC_1185
Pierre Paris

Las primeras excavaciones fueron efectuadas en 1.870 por el capitán de aduanas Félix González, quien descubrió algunas pilas de salazón. Luego el padre Jules Fergus, jesuita belga, excavó unas 40 tumbas en 4 días. . Pero las primeras investigaciones auténticas fueron realizadas por Pierre Paris entre 1.917 y 1.921. Entre 1.921 y 1.965 Bolonia se sumió de nuevo en el olvido, sin embargo un proyecto para urbanizar la ensenada con vistas al turismo inquietó a las autoridades; así se comienza la nueva campaña de prospecciones en 1.966.

EL MAR

Baelo era ante todo un puerto comercial y de transporte de viajeros, puerto pesquero y centro conservero de pescado.

El mar era de donde extraían   gran parte de sus recursos. La zona por la que se movían los baeloneses era sobre todo el Estrecho de Gibraltar, a través del cual la ciudad de relacionaba con sus vecinos de Tánger, que se encuentran enfrente de ellos y puede verse con el tiempo despejado. Las relaciones entre ambos eran muy estrechas pues los antiguos autores recomiendan el trayecto Tingis-Baelo para cruzar el estrecho, teniendo en cuenta que Tingis también era colonia romana desde Augusto.

Ante todo, este mar proporcionaba a los baeloneses el pescado  que alimentaba sus industrias conserveras. En su fondo abundan los peces debido a las variaciones de temperatura de las aguas, mezcladas por las corrientes existentes entre el océano Atlántico y el Mar Mediterráneo. Pero, sobre todo, descansan los peces migratorios, es el caso del  atún rojo que cruza el estrecho dos veces; primero en junio-julio, del oeste al este, que es grueso y va a desovar al Mediterráneo; luego en julio-agosto, el atún viaja de retorno. Estos peces se capturaban con las almadrabas, redes de gran tamaño que formaban una doble barrera para cortar el paso a los animales y concentrarlos en la cámara de la muerte, donde al final se les arponeaban y mataban.

ECONOMÍA

La economía de Baelo-Claudia giraba en torno a la industria y el comercio de la pesca. Como he comentado antes, la costa del Estrecho de Gibraltar,  debió ser rica en bancos de peces por la migración de éstos del Océano Atlántico al Mar Mediterráneo para desovar. A la facilidad para obtener el pescado en grandes cantidades, se unía la posibilidad de conservarlo en forma de salazón.  Todo ello convirtió al pescado salado y una salsa denominada Garum, que se obtenía del mismo, en los  principales productos destinados a la exportación desde Hispania. También provocó el florecimiento de otras industrias auxiliares como las salinas para la conservación del pescado  y la alfarería para el transporte de Garum (de la importancia y elaboración del Garum hablaré en otra de mis entradas).

RELIGIÓN EN BAELO CLAUDIA

El templo de Isis se encuentra emplazado en la terraza que domina el foro, junto a los tres templos que constituyen el gran santuario de la ciudad. Este templo es prueba de la vigencia del culto egipcio y de la importancia que éste tenía  en la sociedad baelonense, en especial entre las clases más modestas. Isis era considerada como una divinidad soberana, todopoderosa: «Es la reina que reina sobre todo y rige todo. Es el gran poder auxiliador, sobre todo para los humildes, los débiles y todos los que no pueden lograr que se les haga justicia humana».

En medio de la terraza situada al norte de la plaza del foro se construyeron tres templos casi iguales, dedicados a Júpiter, Juno y Minerva. Son tres edificios independientes y separados entre sí por dos estrechos pasajes. Los templos visibles hoy en Baelo se pueden fechar hacia la época de Nerón (60-70 d.C.).

DSC_1206

Juno: Es  la diosa de las funciones femeninas y protectora de las mujeres. Vino a sustituir algunas de las funciones de la diosa Astarté (diosa de origen fenicio), de hecho, el templo gaditano de Astarté fue llamado en época romana “Afrodisias” y “Promontorium Iunionis

Júpiter: Está asociado a la misión de dominio y conquista de Roma. Dios del cielo y del trueno considerado como protector de Roma, es además el dios del Derecho y la Fidelidad; así como para la agricultura, siendo también el dios de la fecundidad.

Minerva: Es la diosa protectora de las artes y los artesanos.

SOCIEDAD

Sólo han llegado hasta nosotros los nombres de tres miembros de una familia, la de los “Cornelli”: Publio Cornelius, edil responsable de la acuñación de moneda; Cornelius Silanus y Marcus Cornelius. Otro de los notables era Quintus Pupius Urbicus y su padre, Quintus Pupius Genetivus, que se había casado con una liberta, Julia Eleuthera.

Es evidente la importancia del grupo africano representado por Honoratus, Novata, optata y del púnico Adherbal, hay gran número de griegos y orientales; Eleutehera, Eumenes, Phiale son nombres de esclavos y libertos, a menudo de mujeres que se casaron con miembros de las familias de notables.

Los pocos ejemplos que proporciona la epigrafía nos remiten a una sociedad abierta que crece con la inmigración y permite el ascenso social.

CULTURA Y MENTALIDAD

Algunos baelonenses escribían bien el latín y es probable que conocieran de memoria poesía de moda, más o menos escabrosa, que las representaciones teatrales podían dar a conocer y difundir. Junto a las placas funerarias y las dedicatorias, hay otros textos muy distintos que evidencian características de la cultura y la mentalidad de los baelonenses sobre todo las inscripciones murales grabadas con buril en los estucos de la Casa del reloj de sol, que nos revelan las inclinaciones de algunos baeloneses del siglo II d.c. a la sexualidad y al erotismo un ejemplo: “Me acuerdo de haber fornicado aquí en otro tiempo con una muchacha y en su coño estuve a punto de morir de frio” Lo que ha hecho pensar que quizás esta casa era un lupanar.

FORO

Fechado en el siglo I d.C., el foro se constituye como una  plaza rectangular en torno a la cual se sitúan los edificios. Estaba porticada en sus lados este y oeste. En el lado norte se localiza una terraza, desde donde los oradores realizaban sus discursos políticos. En el centro de este lado norte se alzaba una fuente monumental revestida de mármol que cumplía una doble  función como elemento ornamental y práctico, al servir de drenaje para las infiltraciones de lluvia procedentes de las terrazas superiores. A los lados se observan dos escalinatas por donde se accede a la plataforma de los tres templos dedicados a la triada capitolina, de la que hablé antes, el lado sur está ocupado por la Basílica, edificio destinado a la administración de la justicia y al este había una serie de tiendas que pierden su uso cuando se construye el mercado.

 

TERMAS

DSC_1202

Las termas son un edificio que los habitantes de la ciudad  utilizan para su aseo y relax diario. El recorrido comienza en la sala fría frigidarium , donde se lleva a cabo la aclimatación. De allí  se pasaría a dos salas llamadas tepidarium, que se usarían como espacio para dar masaje y otra llamada destrictorium donde tendría lugar la limpieza de los aceites corporales. En último lugar, se pasaría a la sala principal denominada caldarium, en la cual estaba situada una piscina caliente.

termas_baeloclaudia01
Imagen de las Termas. Fotografía de Eduardo Barragán

El sistema de calefacción de este edificio era posible gracias a la presencia de un horno que producía aire caliente que pasaba por debajo de los suelos de las estancias calefactadas, subía por sus paredes, generando una calefacción envolvente.

Las termas exteriores se situaron fuera de la muralla y en primera línea de costa, junto a las instalaciones portuarias. Estas fueron de mayores dimensiones que las ubicadas dentro de la ciudad. Existía una cisterna, situada a mayor altura, que permitía el suministro de agua procedente de un cercano acueducto. También se ha localizado un espacio de distribución calefactado desde el que se accede a una gran piscina, de casi 50 metros cuadrados de superficie, ricamente decorada con mármoles y estatuas. De igual modo se podía acceder a un baño de pequeñas dimensiones decorado en origen con estatuas-fuentes.

Fueron construidas en el siglo II d.C. un momento de gran pujanza económica para Baelo Claudia, estuvieron en uso unos 200 años y abandonados en época de los emperadores Diocleciano o Constantino, es decir a finales del siglo III o inicios del IV.

BASÍLICA

DSC_1188 (2)

Construida en el  siglo I d.C., la Basílica era la sede local de la administración de justicia y uno de los grandes edificios públicos de Baelo, ocupaba el lado sur del Foro. Una estatua colosal del emperador Trajano, dispuesta sobre un pedestal revestido de losas de mármol, presidía la sala. La Basílica fue destruida por el gran terremoto que afectó a la ciudad a comienzos del siglo III d.C.

TEATRO

baelo-claudia-34

En el sector occidental de la ciudad y construido junto a la muralla, el teatro romano de Baelo Claudia es una construcción de mediados del siglo I cuya estructura es, incluso hoy, perfectamente reconocible.

Fue edificado aprovechando una leve ondulación del terreno que resultaba del todo apropiada para la adaptación del graderío, el cual, quedaba dividido en tres sectores bien diferenciados para albergar a los espectadores según la clase social.

Contaba además con varias fuentes monumentales dispuestas entre la scena y la orchesta cuyas aguas, provenían de un aljibe horadado junto al sector oeste del graderío.

DSC_1121
Una de las fuentes situada en el Teatro de Baelo Claudia

LA CIUDAD PRERROMANA

Desde el principio se pensó que bajo la ciudad romana se hallaba una población fenicia de los siglos VIII.-VII a.C. que sería escala en el itinerario hacia Tartessos, además el propio nombre de “Belo” era de origen fenicio y hacía referencia al dios Baal gran divinidad de este pueblo.

Sin embargo, a pesar de las 24 campañas de excavaciones no se ha encontrado ninguna prerromana en ese lugar. No obstante, hay que considerar que las excavaciones sólo han abarcado una pequeña parte del yacimiento. Además en la población de la “Silla del papa”, encaramada en la cima de la Sierra de la Plata, cerca de la ensenada de Bolonia, lugar desde el que se  podían controlar: las ensenadas de Bolonia, Barbate y Zahara de los atunes, así como la zona interior hasta Medina Sidonia, es donde parece que estuvo situada la ciudad de “Bailo”, siendo ésta la denominación más antigua conocida de este espacio estratégico, de origen bástulo-púnico

CIUDAD REPUBLICANA

A finales del siglo III a.C., el ejército romano desembarcó en las costas de la península ibérica para frenar el avance de los cartagineses, con los que se disputaron el dominio del Mediterráneo Occidental. En el año 206 se produjo el final de la Segunda Guerra Púnica y la expulsión definitiva de los cartagineses de  Hispania. Ese mismo año la Gadir fenicio-Púnica (actual Cádiz) abrió sus puertas a los ejércitos romanos. Desde estos momentos la acción de Roma fue imparable hasta el año 19 a.C. durante el reinado de Augusto en el que se produce la integración plena de Hispania en la obra romana.

Parece que la ciudad creció de forma considerable en la época de Augusto. En este momento se extendió hacia el norte y comenzó a ascender por la pendiente que domina la ciudad baja y se produce la reorganización general de la ciudad, se le dotó de una muralla de grandes sillares, que es posible que no tuviera carácter defensivo, sino más bien tenía como función delimitar la zona urbana de la rural. Las tienda del lado este del foro, el solado del pórtico oriental son también construcciones augústeas, al igual que el primer foro que se construyó. En definitiva es en esta época donde se le daría el aspecto de una auténtica ciudad romana.

DE CLAUDIO AL FINAL DEL SIGLO II

El desarrollo económico de la ciudad supuso el extraordinario auge constructivo que se manifestó entre mediados del siglo I d.C. y principios del siglo II.

Dentro del trazado urbano establecido en la época anterior, se construyeron los grandes edificios que se consideraban necesarios para la vida de los habitantes de una ciudad romana. Estas obras se relacionan con un nuevo ascenso de la ciudad.

EL FIN DE BAELO CLAUDIA

Parece que los saqueos de las hordas germánicas (siglo III d. C.) y sobre todo, un movimiento sísmico que arruina los edificios levantados durante la época imperial; aceleran el proceso de abandono que ya venía sufriendo la ciudad, sin embargo sus relaciones comerciales logran mantenerse hasta el siglo V d. C.

La singularidad de Baelo Claudia, deriva en que se abandonó en el siglo VII y no tuvo una reocupación posterior, por ello el estado de conservación de sus restos es excepcional.

Baelo Claudia ha esperado pacientemente durante muchos siglos para ver de nuevo la luz y ahora vuelve a brillar con todo su esplendor junto a una de las mejores playas de España.

DSC_1190 (2)

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Un comentario en “BAELO CLAUDIA. UN LUGAR HISTÓRICO Y BELLO

  1. Pingback: MANUEL AGUSTÍN HEREDIA – ESPERANZAVAROBLOG

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s