LAOCOONTE

421 1 Laocoonte

¿POR QUÉ ELEGÍ AL LAOCOONTE COMO PORTADA DE MI BLOG?

Hace algunos años visité Los Museos Vaticanos pertrechada con mis apuntes de Historia del Arte y la relación de obras que no me podía perder. Entre ellas estaba la escultura llamada ”Laocoonte”. Acababa de entrar en el Museo Pio Clementino y me topé con una sala donde estaban haciendo una exposición especial de esta escultura, con lo cual no estaba situada en su lugar habitual. Entrar en aquella sala oscura, en la que sólo estaba iluminada la escultura, fue uno de esos momentos que no se olvidan.

La obra es de una belleza, realismo y dramatismo excepcionales, que transmite perfectamente lo que los escultores pretendieron recrear a través del dolor que acusan los músculos y tendones de todo el cuerpo, pero en especial del abdomen. Se puede percibir el dolor del Laocoonte intentando desesperadamente deshacer los nudos que las serpientes hacían alrededor del cuerpo de sus hijos, con la expresión desencajada, clamando al cielo, buscando a su alrededor un milagro que los salve de ese destino injusto del que ya no pueden salir. Recuerdo cómo me impactó que al observar la serpiente pronta a morder al Laocoonte pude percibir un pinchazo en mí, empatizando con la figura. Es por ello que me parece una de las mejores esculturas que he visto y representa para mí, un  ejemplo de lo que yo entiendo por arte: una emoción transmitida por el artista a través de su obra y recibida por el observador con la misma intensidad que el artista sentía.2007_0328ROMA0006

¿QUÉ REPRESENTA?

Esta obra es una copia romana en mármol del siglo I d.c. del original griego en bronce, realizada en el siglo II a.C., atribuida a los esculto421 1 Laocoonteres Agesandro, Tenodoro, y Polidoro. La escultura representa al sacerdote troyano Laocoonte, quien fue condenado por los dioses que, apoyaban la causa griega, por advertir a sus conciudadanos que el caballo introducido por los griegos en Troya escondía un engaño, pues en su vientre albergaba a sus enemigos. Los dioses hicieron que del mar surgieran unas serpientes que lo ahogaron junto a sus dos hijos.

¿CÓMO SE TIENE CONOCIMIENTO DE LA EXISTENCIA DE ESTA ESCULTURA?

Esta obra fue hallada en 1.506, sin embargo se tenía conocimiento de ella gracias a escritores de la antigüedad:

5 PLÍNIO.: La definió así, cuando la pudo observar en el palacio del emperador romano Tito, “Es la mejor obra artística de la pintura y esculturas juntas. Debe ser situada delante de todas, no sólo de la estatuaría, sino también de la pintura. Fue esculpida en un solo bloque de mármol y representa a Laocoonte, sus hijos y las serpientes enroscadas” (Historia Natural, 77 d.C.)

agro_virgilio_maronVIRGILIO :  En su obra “La Eneida” (segundo libro) describe la guerra de Troya y en ella el relato del Laocoonte “Baja entonces corriendo del encumbrado alcázar, seguido de gran multitud, el fogoso Laocoonte, el cual desde lejos, ”Oh miserables ciudadanos” empezó a gritarles. ¿Qué increíble locura es ésta?¿Pensáis que se han alejado los enemigos?¿O creéis que los dánaos puede hacer regalo sin trampa? ¿Así conocéis a Ulises? O encerrado en esta madera ocultos están los aqueos, o contra las murallas se ha levantado esta máquina para espiar nuestras casas y caer sobre la ciudad, o algún otro engaño esconde ¡Troyanos, no creáis en el caballo!¡Sea de él lo que fuere, temo a los griegos hasta en sus dones! Dicho ésto arrojó con briosa pujanza un gran venablo contra los costados y el combo vientre del caballo, en el cual se hincó retemblando y haciendo resonar con hondo gemido sus sacudidas cavidades…

…Laocoonte, designado por la suerte para sacerdote de Neptuno, estaba inmolando, en aquel solemne día, un corpulento toro en los  altares, cuando he aquí que desde la isla de Ténedos se precipitan en el mar dos serpientes, ¡de recordarlo me horrorizo!, y  extendiendo por las serenas agua sus inmensas roscas, se dirigen juntas a la playa; sus erguidos pechos y sangrientas cabezas sobresalen por encima de las ondas; el resto de su cuerpo se arrastra por el piélago encrespando sus inmensos lomos.

Consternados con aquel espectáculo, echamos a huir; ellas, sin titubear, se lanzan juntas hacia el Laocoonte; primero se enroscan a los cuerpos de sus dos hijos mancebos y atarazan a dentelladas sus miserables cuerpos, luego arrastran al padre, que, armado de un dardo acudía en su auxilio y le amarran con grandes ligadura y aunque ceñidas ya con dos vueltas sus escamosas espaldas a la mitad de  su cuerpo, y con otras dos a su cuello, todavía sobresalen por encima sus cabezas y sus erguidas cervices. Él pugna por desatar con ambas manos aquellos nudos y eleva a los astros al mismo tiempo horrendos clamores, semejantes al mugido del todo cuando, herido, huye del ara. Luego los dos  dragones se escapan, rastreando con dirección al alto templo y alcázar de la cruenta tritónide y se esconden bajo los pies y el redondo escudo de la diosa.

Nuevas zozobras penetran en nuestros aterrados pechos y todos se dicen que Laocoonte ha merecido su desastre por haber ultrajado la sacra imagen de madera, lanzando contra ella su impía lanza: todos claman también que es preciso llevar al templo la imagen e implorar el favor de la deidad ofendida… 

 

EL HALLAZGO DE LA ESCULTURA

En l.506, en un viñedo propiedad de Felipe de Fredis, situado en la colina del Esquilino de Roma, sobre el que en otros tiempos estuvieron situados el palacio de Tito y más tarde la Domus Aurea de Nerón, fue hallada la escultura. Cuando llegó a oídos del Papa Julio II, encargó a los más destacados artista de la época (Miguel ángel y Sangallo) que fueran Giovanni Antonio da Brescia, copper engraving of Laocoon, ca. 1506–1508 (London, British Museum)examinarla.

En cuanto contemplaron la obra, reconocieron la pieza que mencionaba Plinio que había visto en el palacio del emperador Tito. Cuando fue desenterrada fue una auténtica revelación para los artistas del Renacimiento, sobre todo para Miguel Ángel, quien impresionado por la escultura, recomendó al Papa que la comprara.

Cuando fue descubierta, no se conservaba entera. La obra había perdido algunas de las partes más frágiles como los brazos de los hijos de Laocoonte, pero sobre todo faltaba el potente brazo derecho del padre. Pronto comenzaron las especulaciones de cómo sería ese brazo.

En 1.520 Baccio Bandinelli realiza la primera reconstrucción del brazo ligeramente flexionado, pero este lo había hecho en cera, lo que provocó que pronto se deteriorara y once años más tarde Montorsoli modela un nuevo brazo, esta vez en terracota, modificando la posición, levantándolo y separándolo de la cabeza y esta reconstrucción fue la que se mantuvo hasta que en 1.725 Agustino Cornacchini  modifica de nuevo los brazos de Laocoonte y su hijo menor empleando en esta ocasión  mármol; sin embargo parece que fue la propuesta menos acertada; tanto es así que en 1.819 el escultor Canova vuelve a modificar el brazo de Laocoonte. Toda esta lista de reconstrucciones llega a su fin cuando en 1.905 el arqueólogo Ludwig Pollac localiza el brazo original en una tienda de antigüedades a pocos metros de donde la escultura fue hallada 400 años antes. El brazo añadido a la escultura presenta la posición que en su día defendiera Miguel Ángel.

MITO Y REALIDAD SOBRE LA GUERRA DE TROYAanatolia helade troya guerra pelicula historia mapa map geografia

La guerra de Troya es la que se relata en  La Ilíada de Homero. Esta obra está considerada como uno de los poemas escritos más antiguos del mundo occidental, datado en el siglo VIII a.C. varios siglos después de la famosa contienda. No cabe duda de que muchos de los personajes, así como las intervenciones místicas que se narran en la obra son totalmente irreales, pero otras como el conflicto en sí mismo, así como algunos de los personajes y lugares aparecidos podrían ser verdad.

Hasta alrededor del 600 a.C. las distintas religiones habían dado a la gente las respuestas a todas las preguntas que esta le hacían. Estas explicaciones religiosas se transmitieron de generación en generación a través de los mitos, es decir un relato sobre dioses que pretende explicarlo todo.

El registro histórico de Troya está presente en los poemas épicos de Homero donde describe la historia de unos habitantes que vivían en un mundo de  héroes y dioses cuyas identidades e historia formaron parte de la tradición oral de la región durante siglos antes de que el gran poeta griego nos hablara de ella en sus versos.

En 1.870 el aventurero alemán Hienrich Schiliemann inició una excavación a través de la cual encontró un lugar que podría ser Troya.

El lugar contiene nueve ciudades construidas una sobre otra con una ciudadela interior con los barrios en sus alrededores y un alto muro que rodeaba a la ciudad.

Los arqueólogos de nuestros días opinan que posiblemente la sexta y séptima sean las ciudades que puedan ser las Troya de Homero.

caballo_de_troya_interior historia guerra laocoonte serpientes guerreros ciudad pelicula atenea ulises amor-495

Espero que esta entrada os haya gustado. Mi intención es conseguir que nos sintamos parte de nuestra historia y entendamos que les ha ocurrido a nuestros antepasados.

8 comentarios en “LAOCOONTE

  1. Pingback: LAOCOONTE – ESPERANZAVAROBLOG

  2. Hola, me gustó mucho tu informe sobre esta maravillosa escultura. Documentada y no demasiado extensa (eso se valora cuando hay muchos temas para leer).
    Estuve en los museos vaticanos y no recuerdo haberla visto, no sabía de su existencia y estaba literalmente apabullada con tanta obra de arte, era mi primera vez en Italia.
    Espero regresar y poder admirarla como se merece. Gracias

    Le gusta a 1 persona

Responder a Adán Maimae Herrera Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s