QUERIDA MADRE:

Hace unos día escribí sobre los movimientos migratorios a lo largo de la historia. Independientemente de la época que haya sido, el desgarro y el dolor de romper con tu tierra, familia o costumbres siempre ha tenido que ser muy triste.

Querida madre:

Ha llegado el momento de partir y no encuentro las fuerzas para despedirme de ti. Anoche te abracé hasta casi romperte y sé que si hoy vuelvo a hacerlo, no podré marchar. Seguir leyendo “QUERIDA MADRE:”