PÚRPURA DE TIRO

Cuando elaboré mi entrada sobre los fenicios FENICIOS. EL CORTE INGLÉS DE LA EDAD DEL BRONCE os comenté que el colorante púrpura que ellos elaboraban se merecía una entrada propia y aquí la tenéis.

Los fenicios se distinguieron por la navegación en altura y el monopolio de fabricación de un preciado tinte llamado púrpura, tan caro que solamente podían utilizar los tejidos teñidos con él las personas muy ricas y en ocasiones, era monopolio de reyes.

¿QUÉ ES LA PÚRPURA DE TIRO? 

Su origen mítico apunta a que fue descubierto por Melkart, pero la realidad es que se trata de un colorante cuyo tono es una mezcla entre rojo y morado. El tinte consiste en una mucosidad o secreción de la glándula hipobranquial de un caracol de mar, el gastrópodo marino “Murex brandaris” Los fenicios también hacían un tinte entre púrpura e índigo llamado azul real el cual era fabricado a partir de una especie muy parecida de caracol de mar.

HISTORIA

58

Aunque fueron los fenicios los que la divulgaron, gracias al comercio, los orígenes del empleo de la púrpura se remontaron al 1600ª.C. en la isla de Creta, aunque otra versiones hablan de 1450 a.C.

Para producir un gramo de púrpura se necesitaban 9.000 moluscos, por lo cual su uso se limitaba a los artículos de lujo. El historiador Teopompo del siglo IV a.C. describió “La púrpura para los tintes valía su peso en plata en colofón” Sus cualidades hacía de este tinte un objeto de deseo ya que su  intensidad aumentaba en lugar de disminuir con el paso del tiempo.

La púrpura traspasa con creces los límites de ser considerada simplemente un producto de mercado, un tinte. Como producto tuvo unas connotaciones económicas muy importantes, como prenda, una consideración y distintivo social y de estatus. Pero, sobre todo, este color es un símbolo que significó un emblema y alegoría de autoridad y dominio.

Es un color entre rojo y azulado y simbolizó y sigue simbolizando poder y riqueza, esplendor y belleza.

Augustus_Caesar_(Civ5)

En el siglo III a.C., la púrpura de Tiro era más valiosa que el oro. Un kilo costaba tres veces el salario anual de un panadero romano. .La púrpura de Tiro coloreó las togas y vestiduras ceremoniales de los senadores romanos, los faraones egipcios y la nobleza y realeza europea.

Hacia el 400 d.C., el molusco estaba en peligro de extinción. La milenaria receta de la púrpura de Tiro se perdió en Occidente en 1453, cuando el Imperio otomano conquistó Constantinopla.

EL COLOR PÚRPURA DEJA DE PERTENECER A LA NOBLEZA

Os voy a contar una historia que termina en púrpura y comienza con un gin tonic

Para el ejército británico en India en el siglo XIX, una ginebra con tónica (G&T) era medicinal.

A las tropas les daban su amarga agua tónica al amanecer, pero los funcionarios se tomaban su medicina en el atardecer, con un poco de limón y mucha ginebra.

El sabor amargo venía de la quinina, el único tratamiento efectivo contra la malaria conocido en ese entonces, extraída de la corteza de un árbol de Perú llamado quino. Pero costaba una fortuna.

¿Qué tal si, en vez de extraer ese compuesto de una corteza se pudiera hacer en un laboratorio?

Pues eso precisamente es lo que el héroe de este relato, William Perkin, estaba tratando de hacer en su casa en la Semana Santa de 1856. Tenía apenas 17 años y a los 15 había empezado a estudiar en el Real Colegio de Química.

Su mentor era August Wilhelm Hofmann, famoso por haber descubierto un nuevo campo para la química en un lugar insospechado: era el experto mundial en alquitrán de hulla.

La hulla a pesar de ser negro y apestoso, no eran inútil: se usaba para hacer los abrigos resistentes al agua y al destilarlo salían toda clase de químicos, entre ellos el ingrediente clave para teñir las sedas francesas de color amarillo.

Hofmann sospechaba que los químicos del alquitrán de hulla también le servirían para hacer algo más valioso: ese preciado antipalúdico, quinina.

Su idea era que así como el G&T era una parte ginebra y tres partes agua tónica, sabía que el coctel de la quinina era 20 partes carbón, 24 partes hidrógeno, 2 nitrógeno y 2 oxígeno (C20H24N2O2).

La estrategia era tomar un compuesto que tuviera la mitad de esa cantidad de elementos y tratar de pegarlos.

Perkin estaba enterado de esto y decidió intentarlo. Pero su experimento falló.

Todo lo que pudo hacer fue un color más intenso y estridente que cualquiera de los que había antes. Un color que no sólo provocó una sensación en la moda, sino que fue el heraldo de un giro inesperado en la sociedad. No curó la malaria pero su experimento hizo eco en muchos ámbitos.

Hasta ese momento sólo la vida de las clases altas era a color, pues había que contar con dinero de sobra para poder darse el lujo de pagar por ese privilegio. Eso porque los colores eran naturales y por ende costosos.Y precisamente ese que Perkin había logrado sin querer, era uno de los más difíciles de obtener naturalmente, por lo que había sido asociado con la realeza.

Lo que Perkin había hecho era crear el primer tinte sintético: la anilina morada, malveína, malva, violeta o púrpura de Perkin.

Pero lo que hizo después es algo que sólo un joven estudiante particularmente osado o insensato haría: le dijo a Hofmann que se iba a montar un negocio haciendo tinte púrpura.

 

En 1859, el púrpura irrumpió en el mundo de la moda. Se convirtió en  el color favorito de la reina Victoria, que en 1862 inauguró la Exposición Universal de Londres vestida de morado.

En 1909 el químico austriaco Paul Friedländer, mientras trabajaba en las propiedades químicas del tinte vio que, a pesar de su diferente color, las estructuras químicas del índigo y de la púrpura de Tiro eran muy similares y descubrió el principal componente químico de este colorante, el 6,6’- dibromoíndigo, una sustancia que había sido sintetizada previamente, en 1903. No obstante, nunca ha sido sintetizada comercialmente. El índigo y la púrpura de Tiro se obtuvieron a partir de productos naturales durante siglos, y no fue hasta finales del siglo XIX que una forma sintética de índigo estuvo disponible. Este fue el declive del índigo natural.

¿POR QUÉ ESTE COLOR HA PROVOCADO FASCINACIÓN A LO LARGO DE LA HISTORIA?

A diferencia de otros colores similares (violeta, morado, magenta o granate), la púrpura no es un color espectral, es decir que, En el espectro de luz visible no está el color púrpura propiamente dicho, sino una mezcla de distintas tonalidades de rojo, azul, violeta y negro. Las tonalidades púrpuras son colores extraespectrales; de hecho, la púrpura no estaba presente en la rueda de color de Newton. Puesto que las tonalidades púrpura solo se producen por dicha mezcla. Debido a variaciones en la distribución de los conos receptores de azul y de rojo en la retina humana entre unas personas y otras, existe distinta sensibilidad a la hora de percibir la púrpura. Ante un mismo color púrpura, unas personas lo percibirán más cercano al azul; otras, al violeta, y otras, al rojo. Eso explicaría por qué este color ha despertado tanta fascinación a lo largo de la historia y el hecho que la atracción ejercida por este color no haya sido igual en todas las personas y que no exista acuerdo entre los estudiosos de la teoría del color a la hora de clasificarlo.

Aristóteles diría que: los colores vienen determinados de igual manera que los intervalos musicales. Según este punto de vista, los colores que dependen de proporciones simples, igual que las consonancias en música,, se consideran como los más atractivos o agradables, como, por ejemplo, el púrpura marino o el púrpura de los fenicios.

LA PÚRPURA DE TIRO: LEYENDAS, LITERATURA E HISTORIADORES

FENICIOS

 article5_img6

Heracles, el dios fenicio protector de Tiro, un día al salir a pasear con su perro, observó cómo la boca del animal al morder una concha de Murex, se puso morada. Su compañera, la hermosa ninfa Tiro, declaró que sólo estaría con el dios si vestía una prenda teñida del mismo color. Heracles no tuvo más remedio que acceder a ello, si quería ganar el corazón de la bella ninfa.

GRIEGOS Y ROMANOS

11-helen0--1-Helene-D-apres-E.-de-Morgan

Atribuyen el descubrimiento a Helena que, al volver de pasear por la  playa de Troya donde permanecía cautiva, hizo que se le tiñera un vestido con el color del que había quedado teñido su perro al morder un molusco; así se convirtió en la primera persona que por primera vez la que sería la más distinguida de las vestimentas.

HOMERO

fenicios

En la Ilíada, los fenicios aparecen mencionados como expertos artesanos que trabajan el metal y los textiles. En el canto VI de la Ilíada, Hécuba, a sugerencia de Héctor, acude a su aposento donde se guardaban los mantos bordados por mujeres fenicias para ofrecer el más rico de ellos a la diosa Athenea. Telas que el propio París había traído de Sidón cuando atravesó el ancho mar en el mismo viaje en que raptó a Helena. Dichas telas estaban depositadas en la cámara del tesoro del palacio de Príamo, por lo que se consideraban productos preciosos y muy valiosos.

BIBLIA

descarga (1)

Se menciona cuando habla de la construcción del templo de Salomón: “Hizo también la cortina de tela morada y púrpura y de lino, e hizo bordar seres alados en ella.

VIRGILIO, ENEIDA, LIBRO IV

Los principales de los púnicos junto al umbral aguadan a la reina, que se demora en el tálamo, y allí esta, enjaezado de púrpura y oro, su caballo que muerde con ímpetu el espumante freno.

Sale por fin rodeada de apretada compañía y revestida de una clámide sidonia de bordadas cenefas, de oro lleva la aljaba, en oro se anudan su cabellos y una fíbula de oro prende su vestido de púrpura y no faltaban tampoco los compañeros frigios…

CONSTANTINO Y TEODOSIO

Justinian

Cuando la religión cristiana fue elevada a religión lícita por Constantino en el 313 y más adelante como religión oficial por Teodosio I (393), el Cristianismo que tanto había criticado la púrpura como signo de ostentación, lujo, depravación e inmoralidad, asumió y sacralizó dicho color como vestidura de sus ministros y de las figuras divinas.

 

Desde Justiniano a los últimos zares de Rusia, la púrpura significó el poder y la riqueza. Los caballeros del Toison de oro (Es una de las órdenes de caballería más prestigiosas y antiguas de Europa, y está muy ligada a la dinastía de los Habsburgo y a las coronas de Austria y España) en sus actos solemnes vestían manto y chaperón de lana púrpura.

2731116_640px

Actualmente los cardenales de la Iglesia Católica continúan ataviados con vestimenta roja de una tonalidad algo diferente a la auténtica púrpura ya que la producción de púrpura genuina cesó con la caída del Imperio Bizantino, empleándose sucedáneos más baratos como la cochinilla que da un color escarlata.

Ref. Editum Ana María Muñoz Amilibia

Ref. Biblia

Ref. Púrpura del mercado al poder Pilar Fernández Uriel UNED

Ref Javier Medina Fernández, Paz Posse Hernanz y Carmen Guerra Retamosa / Área de Ciencias y Educación. Parque de las Ciencias (Granada).

Ref. http://www.bbc.com/mundo/noticias/2015/07/150623_color_purpura_cambio_historia_finde_dv

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s