VISIGODOS Y BIZANTINOS EN ANDALUCÍA

A pocos kilómetros de Málaga, la ciudad en la que vivo, situada en una de las zonas más codiciadas por la especulación turística, se encuentra una joya desde el punto de vista arqueológico e histórico, la llamada “Basílica Vega del Mar”.  Es una iglesia de origen visigodo de la que sólo se conservan parte de sus muros,  datada en el siglo V.  Esta basílica es uno de los testimonios materiales de la colonización de las tierras hispanas por los visigodos y bizantinos.

 

ANTES DE LA ENTRADA DE VISIGODOS Y BIZANTINOS

Tras una etapa de gran esplendor, la vida urbana de la región entraba en un lento y largo declive. Desde el reinado de Marco Aurelio, cuando una invasión de mauros-rifeños asola la Baetica entre los años 171-172 repitiéndose en 177-178, comienzan una serie de cambios en todos los aspectos de la sociedad de la península.

temploisis_baeloclaudia01-1.jpg

Hay que destacar que la principal muestra de los cambios producidos se observa en el mundo de las creencias. En la Baetica, donde los textos literarios hablan del fuerte arraigo de la religión oficial, se empiezan a extender los cultos mistéricos y orientales que podemos observar en Baelo Claudia donde se rindió culto a Isis en un templo ubicado junto al capitolio (tengo más información en el artículo BAELO CLAUDIA. UN LUGAR HISTÓRICO Y BELLO) y un pie hallado en Málaga que se ha puesto en relación con los cultos de Serapis (más información en MALACA ROMANA ). Junto a todos esos cultos, el cristianismo se extendió pronto y fue aceptado por numerosas gentes de la Andalucía romana. El medio siglo que transcurre entre el final de la dinastía severa (192-235) fueron los más turbulentos de la historia de Roma. La subida al trono de Dioclesiano supuso una vuelta al orden perdido. El culto a cristo fue motivo de persecuciones y martirios en tierras de Andalucía, principalmente provocadas precisamente por Diocleciano.

En los comienzos del siglo IV la extensión del cristianismo por tierras andaluzas es imparable, aunque el paganismo en Occidente estaba profundamente arraigado. En el 300-302 se celebró un concilio en Granada al que asistieron diecinueve obispos y veinticuatro presbíteros que representaban a veintitrés comunidades cristianas  de Andalucía.

LA LLEGADA DE LOS PUEBLOS BÁRBAROS

Godos_invasiones_1

Al iniciarse el siglo V, los pueblos bárbaros, que se asentaban en la zona oriental del Rin y al otro lado del Danubio, emprendieron una marcha imparable hacia el Sur, que les llevó, sólo cuatro años después, a entrar en la península ibérica.

Fueron años de conquista de los territorios romanos, pero sobre todo de luchas internas entre los distintos pueblos bárbaros y posteriormente contra los bizantinos.

800px-Iberia_409-429_es.svg

409 d.C. sin que el poder imperial tuviese capacidad para evitarlo, una oleada de suevos, alanos y vándalos se desparraman por Hispania sembrando el desconcierto de sus gentes y las calamidades, que con todo detalle, describe Idacio  de Chaves.

411 se hicieron con el control de gran parte del territorio, repartiéndose los territorios de la siguiente manera:

-Vándalos silingos, las ricas tierras de la Baetica.

-Asdingos y suevos se asentaron en el Noroeste hispano.

-Alanos, ocuparon parte de la cartaginense y de la Lusitania.

Barbaros_invasionesde roma

415 Tras los graves problemas que sufre Italia con los saqueos de Alarico, Roma, con sus ejércitos desperdigados en varios frentes, decide expulsar del Sur de la Gallia a los visigodos, otro de estos pueblos que conformaban la gran invasión, obligándolos a penetrar en los territorios hispanos. Walia, uno de sus reyes firma un tratado con el Imperio, en virtud del cual los visigodos iniciaron una campaña militar destinada a liberar los territorios hispanos de los otros invasores recién llegados.

416 Walia derrota a los alanos y a los silingos en tierras béticas.

419 Los vándalos asdingos, tras su enfrentamiento con los suevos, abandonan la Gallecia y bajan a ocupar las tierras meridionales. Empujados por la presión de los asdingos y los alanos se desparraman por tierras andaluzas, causando todo ello omentos de caos y graves alteraciones.

420  El intento imperial de poner orden en las zonas de la Baetica, sometidas a los desórdenes de estos bárbaros, fue un fracaso

A lo largo de los años que restaban del siglo V, y hasta el primer tercio del VI, estos territorios de la Baetica permanecieron al margen de los avatares políticos que tenían como escenario las otras tierras hispanas de más al Norte. A estas  alturas, la administración imperial era prácticamente inexistente y se podría decir que la llamada “la caída del Imperio romano” era imparable.

250px-Hispania3c

507 los visigodos penetran de un modo de definitivo en Hispania

 

549-567 Coincidiendo con los reinados de Agila y Atanagildo, en las tierras andaluzas se vivirá una época de serias dificultades. El centro político se había desplazado desde el norte hasta Emérita, lo que hace que los visigodos estén, a partir de ahora, en un permanente contacto con las tierras de la antigua Baetica.

En tierras andaluzas, sus habitantes hispanorromanos, habituados a la independencia de sus ciudades y territorio se resistirían a este intento de sometimiento al nuevo poder unificador de los visigodos. Los brotes de rebeldía que se producen en numerosas ciudades indican la resistencia al proyecto, y son evidente síntoma de su afán independentista, las serias dificultades que los visigodos van a encontrar para sus intentos en muchos sectores de la sociedad hispanorromana de esta región, pero en el 549, parte de la nobleza eligió como rey a Agila, en Hispalis. Este realizó una campaña militar, destinada a controlar estos brotes rebeldes, pero Atanagildo, un magnate visigodo intentó reponer, en Hispalis, el orden alterado.

Atanagildo_visigodos

552  Atanagildo y los suyos solicitaron la ayuda a Bizancio. Las fuerzas bizantinas, dirigidas por Liberio, se unen a las de Atanagildo y consiguen derrotar a Agila que moriría asesinado en Mérida y Atanagildo, proclamado rey, instalaría la corte en Toledo, nueva capital del reino visigodo de Hispania y la que seguiría siendo hasta el fin del reino visigodo en el año 711

La llegada de tropas bizantinas, para su intervención eventual en un asunto interno del reino visigodo, dejaría de ser un episodio pasajero, cuando ocupan definitivamente la franja costera del Estrecho y de toda la Andalucía mediterránea. En los territorios costeros, la población mercantil que dominaba la vida política de sus ciudades, mostraba especial interés en mantener unas tradicionales relaciones con el Mediterráneo oriental y con el Norte de África. El número de estos comerciantes a juzgar por la importancia que le conceden los textos jurídicos de la época, debía ser grande, pues serían ellos quienes prestaron su incondicional apoyo a la intervención militar de Bizancio en estas tierras.

En los tres años que mantuvieron su inicial alianza con los visigodos, los bizantinos fueron ocupando diversas zonas territoriales del Sur y del Levante. Para evitar la pérdida de unas regiones tan estratégicas de su reino, Atanagildo rompió el pacto con los orientales y les declaró la guerra, no pudiendo, sin embargo, lograr expulsarlos.

En toda esta zona que Hierokles denomina “Eparquía de Spania”, los bizantinos poseen el dominio de ciudades como Cartago Nova (Cartagena), Malaca (Málaga), Asidona(Medina Sidonia) y Basti (Baza), territorios a los que se añadían las Baleares. De todas estas ciudades bizantinas destacan las plazas fuertes de Málaga y Cartagena. Hay quien dice que la capital de esta provincia bizantina de Spania estaría en Cartagena, mientras otros opinan que podría haber sido Málaga.

570  Leovigildo intentó reconquistar Málaga y devastó la región de Bastetania.

579 Un hijo de Leovigildo, Hermenegildo, por personales razones religiosas, protagoniza una rebelión contra su padre, pues convertido al parecer, por intervención de su esposa y del obispo Leandro, al catolicismo, frente al arraigado arrianismo de la corte, encabezó en Hispalis un movimiento, al que, sólo por los tradicionales afanes de independencia y autonomía freten al poder godo, se sumó gran parte de la Baetica e, incluso algunas regiones lusitanas. Leovigildo hubo de emprender acciones militares para reprender la insurrección que encabezaba su hijo.

Reccared_I_Conversión,_by_Muñoz_Degrain,_Senate_Palace,_Madrid

586 Muere Leovigildo en Toledo y le sucede su otro hijo Recaredo. Este hizo realidad la conversión de los arrianos al catolicismo. Eran los años de esplendor de Leandro de Sevilla. Fue este obispo hispalense quien comunicó la conversión del rey al papa Gregorio Magno.

Entre 613-615 Sisebuto realizó dos campañas contra la provincia bizantina. En el espacio de esos dos años va ocupando el territorio haciendo la situación tan crítica para los bizantinos que no tuvieron más remedio que firmar un pacto con el rey godo.

Transcurrieron ocho décadas de relativa calma, donde lo más significativo a destacar fue la preeminencia de la Iglesia y el alto nivel cultural de nuestra ciudades, entre las que Hispalis destacó tanto desde el punto de vista eclesiástico, como civil. Hispalis fue la ciudad donde desarrolló su obra Leandro y, sobre todo, su hermano y discípulo, Isidoro, el hombre más sabio de su época, haciendo de aquella ciudad la capital cultural de Hispania.

709 Witiza muere y los partidarios de Rodrigo, uno de sus hijos, piden ayuda a los musulmanes en el 711. En este momento se pondría fin al reino visigodo.

 

TESTIMONIOS ESCRITOS SOBRE LOS VISIGODOS EN LA PENÍNSULA IBÉRICA

ISIDORO DE SEVILLA

san-isidoro-web-796x448

En su obra “Historias de los godos, suevos y vándalos” nos muestra una especie de historia nacional de gran valor para los historiadores del período visigodo desde los últimos años del s. VI al primer cuarto del s. VII. En su obra es interesante resaltar que nos refleja una idea de nación gótica, donde muestra a una Hispania en la que visigodos e hispanorromanos, conformaban un solo pueblo, resultado de la fusión de unos y otros, que  habría ganado por la fuerza de las armas, su independencia del Imperio de Bizancio.

Este es un fragmento de su obra “Historias de los godos, suevos y vándalos”

« Tú eres, oh España, sagrada y madre siempre feliz de príncipes y de pueblos, la más hermosa de todas las tierras que se extienden desde el Occidente hasta la India. Tú, por derecho, eres ahora la reina de todas las provincias, de quien reciben prestadas sus luces no sólo el ocaso, sino también el Oriente. Tú eres el honor y el ornamento del orbe y la más ilustre porción de la tierra, en la cual grandemente se goza y espléndidamente florece la gloriosa fecundidad de la Nación Goda. Con justicia te enriqueció y fue contigo más indulgente la naturaleza con la abundancia de todas las cosas creadas, tú eres rica en frutos, en uvas copiosa, en cosechas alegre… Tú te hallas situada en la región más grata del mundo, ni te abrasas en el ardor tropical del sol, ni te entumecen rigores glaciares, sino que, ceñida por templada zona del cielo, te nutres de felices y blandos céfiros… Y por ello, con razón, hace tiempo que la áurea Roma, cabeza de las gentes, te deseó y, aunque el mismo poder romano, primero vencedor, te haya poseído, sin embargo, al fin, la floreciente Nación de los Godos, después de innumerables victorias en todo el orbe, con empeño te conquistó y te amó y hasta ahora te goza segura entre ínfulas regias y copiosísimos tesoros en seguridad y felicidad del imperio.»

IDACIO

idacio de chaves

Idacio de Chaves fue cronista de los siglos IV y V y contemporáneo de las invasiones violentas de los Bárbaros en el Imperio, y particularmente en la Hispania. En sus relatos se  limita a los años que van desde Teodosio el Grande hasta el emperador León, haciendo sujeto preferente de sus anales a los Bárbaros, Godos, Vándalos y  , que devastan y recorren la Hispania Occidental y la Gallecia. Siempre ha sido considerado como un monumento de la Antigüedad Hispana el “Cronicón de Idacio”, por ser el primer historiador hispano, que hace objeto de su historia la Hispania romana y la extra-romana o Bárbara del siglo v, desde el año 379 hasta el 469.

Aquí os dejo un fragmento de su obra

«Alarico rey de los Godos entra en Roma; produciéndose muchas muertes dentro y fuera de la ciudad, se perdonó a todos los que se acogieron a los lugares sagrados. Placidia, hija de Teodosio, hermana del emperador Honorio, es cautivada por los Godos en Roma. Muere Alarico, y le sucede en el reino Ataúlfo. Los Bárbaros que habían entrado en las Españas, devastan y asesinan en calidad de enemigos. La peste por su parte cumple no menos activamente su papel devastador. Con el desenfreno devastador de los Bárbaros por las Españas y mientras se ensañan a la vez el mal de la peste, el tiránico recaudador va arrebatando las riquezas y bienes guardados en las ciudades. Se extiende hambre cruel, hasta el extremo de que los hombres comen carne humana obligados por el hambre, incluso madres comen los cuerpos de sus hijos muertos o cocidos por ellas. Y así con las cuatro plagas, de la espada, del hambre, de la peste, de las fieras, que se ensañan por todo el orbe, se cumplen las predicciones anunciadas por el Señor por medio de sus profetas. Ante los trastornos de las provincias de la Hispania con la invasión de las citadas plagas, los bárbaros se mueven por la misericordia del Señor a establecer la paz, y se distribuyen por suerte las regiones de las provincias para asentarse en ellas. Los Vándalos ocupan Galecia y los Suevos su parte occidental situada en el extremo del mar océano. Los Alanos ocupan la Lusitania y la Cartaginense y los Vándalos llamados Silingos se quedan con la Bética. Los Hispanos que quedan de las plagas, por ciudades y castillos, se someten como esclavos a los bárbaros que dominan por las provincias. Constantino, tres años después de invadir ilegítimamente el poder, es muerto por el general de Honorio, a la destrucción de la raza humana. Y así con las cuatro plagas, de la espada, del hambre, de la peste, de las fieras, que se ensañan por todo e! orbe, se cumplen las predicciones anunciadas por e! Señor por medio de sus profetas. XVII. Ante los trastornos de las provincias de la Hispania con la invasión de las citadas plagas, los bárbaros se mueven por la misericordia de! Señor a establecer la paz, y se distribuyen por suerte las regiones de las provincias para asentarse en ellas. Los Vándalos ocupan Galecia y los Suevos su parte occidental situada en el extremo del mar océano. Los Alanos ocupan la Lusitania y la Cartaginense y los Vándalos llamados Silingos se quedan con la Bética. Los Hispanos que quedan de las plagas, por ciudades y castillos, se someten como esclavos a los bárbaros que dominan por las provincias. Constantino, tres años después de invadir ilegítimamente el poder, es muerto por el general de Honorio.»

BASÍLICA VEGA DEL MAR. EL CRISTIANISMO EN MÁLAGA

 

Existen en ella más de 180 tumbas de distintas épocas y de diferentes formas constructivas, que indican que la basílica fue utilizada como necrópolis.

La basílica fue descubierta a principios del siglo XX cuando se inició una campaña para repoblar la zona con eucaliptos.

A lo largo del siglo III y IV se produjeron grandes cambios que no sólo afectaron a la vida política o a la económica, sino que llegaron incluso a invadir el mundo de las creencias. Entre estos cambios destaca el fuerte desarrollo que tiene el cristianismo en tierras malagueñas. La crisis que produjo la caída del Imperio romano debilitó la tradicional estructura política administrativa en que se había desenvuelto la vida malagueña durante siglos. En esta nueva situación, estos territorios pasarán a depender del dominio de Bizancio hasta que son expulsados por los visigodos a comienzos del siglo VII.

Esta basílica, excavada a principios del siglo XX y de la que sólo se conservan los muros hasta aproximadamente un metro de altura, es un ejemplo claro de las iglesias visigodas de tipo norteafricano que se construyeron en el sur de la península durante el siglo VI.

La basílica de Vega de Mar está situada en San Pedro de Alcántara sobre la vía romana que llevaba de Cartagena a Cádiz, muy cerca del mar, próxima a unas importantes termas romanas y rodeada actualmente por un bosque de eucaliptos que  crean un magnífico entorno. Es de forma casi cuadrada, de unos 11,5 m. de lado y dividido en tres naves por una serie de pilares de traza irregular. Como en todas las iglesias de este grupo, lo primero que llama la atención es la existencia de dos ábsides contrapuestos, uno semicircular al este y el otro, que era el ábside principal, al oeste en forma de herradura e inscrito en un rectángulo que forma dos aposentos laterales a su alrededor. De éstos, el situado al norte contiene una magnífica pila bautismal, tallada en una sola piedra con forma exterior de pez, de claro simbolismo cristiano, con los siete escalones que corresponden a los siete grados del misterio del Espíritu Santo descritos posteriormente por San Isidoro: tres de descenso, el central y tres de ascensión. Este aposento tiene dos puertas, una al exterior y otra a la nave, como corresponde al rito según el cual el nuevo catecúmeno no debía entrar en la iglesia hasta haber sido bautizado.

La construcción es pobre como en todas las iglesias de este grupo, de mampostería y ladrillo con mortero; sin embargo, en algunas zonas, fundamentalmente en los pilares, se observa la existencia de otro tipo de construcción a base de grandes sillares mucho mejor tallados, lo que unido al hecho de que estos pilares están situados de forma bastante irregular respecto a la planta de la basílica y a la existencia de tumbas y de monedas de época anterior, hace pensar que este edificio del siglo VI fuera construido sobre los restos de un edificio anterior, posiblemente una basílica paleocristiana, quizá destruida en un terremoto que hubo en la zona el año 365.

 

Bibliografía:

–“Historia de la Iglesia en España I. La Iglesia en la España romana y visigoda” Ricardo García Villoslada

–“Historia de Andalucía” Juan Antonio Lacomba

–Idacio de Chaves “Chronicon”

–“La crónica universal de Isidorio de Sevilla” José Carlos Martín

–La basílica paleocristiana de vega de Mar” Diputación provincial de Málaga

Fotografías:

–Diputación Provincial de Málaga

–Fondo histórico / Senado de España. Muñoz Degrain “La conversión de Recaredo”

–Archisevilla.org

–europea

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

2 comentarios en “VISIGODOS Y BIZANTINOS EN ANDALUCÍA

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s