SAGAS VIKINGAS

 

Vikings-Voyages

Desde su patria escandinava, los vikingos navegaron hacia el este descendiendo por los grandes ríos de Rusia, cruzando el mar Negro hasta Constantinopla y atravesando el mar Caspio hasta llegar a Bagdad. En el oeste, los vikingos estuvieron activos a lo largo de toda la costa de Europa occidental, fundando asentamientos en Escocia, Inglaterra, Irlanda y Francia. Los vikingos incluso llegaron a penetrar en el Mediterráneo para atacar Italia y el norte de África. Otros vikingos cruzaron el Atlántico, dejando asentamientos a lo largo de su trayectoria en las islas Feroe, Islandia y Groenlandia, para convertirse en los primeros europeos que pusieron los pies en América del Norte. Estas conexiones tan alejadas entre sí y el espíritu aventurero que las creó es lo que otorga a los vikingos su persistente atractivo.

DSC_0139 (2)

Sin embargo, para la mayoría de los escandinavos de la época vikinga, la vida implicaba un trabajo duro en el campo, una inseguridad constante y una muerte prematura a los treinta o cuarenta años. Para los escandinavos que decidían convertirse en vikingos en el sentido literal de la palabra, es decir, en piratas o saqueadores, o los que partían en viajes comerciales o de colonización, la vida podía ser aún más corta. Todos se enfrentaban a la perspectiva muy real de ahogarse en el mar si sus barcos se hundían durante una tormenta o quedaban destrozados contra una costa rocosa. Los mercaderes siempre corrían el riesgo de que les atacasen los piratas, y por cada guerrero vikingo que regresaba a casa con un saco de plata o después de ganarse una granja en una tierra recién conquistada, al menos otro había quedado destripado en un campo de batalla o había muerto de enfermedad en un insalubre campamento de invierno. Está claro que los vikingos estaban dispuestos a correr riesgos increíbles para conseguir tierras, tesoros y fama.

Los monjes cristianos los creyeron encarnaciones del diablo. Cronistas de conventos e iglesias presentaron a estos pueblos y tribus nórdicas como monstruos y lobos furiosos. Alrededor del 800 salieron del anonimato en que vivían dentro de la historia y, durante tres siglos, los vikingos recorrieron los mares y las tierras de Europa.

Eran de todo un poco: campesinos, descubridores y colonizadores. Los más audaces navegantes y los guerreros más temidos de su época. Piratas y comerciantes. Héroes, tratantes y embaucadores. Aplicados artesanos e inteligentes organizadores. Sanguinarios y artistas geniales. Guerreros furibundos y fríos calculadores. Individualistas a ultranza y despreciadores del estado, pero obedientes hijos de su estirpe.

LAS SAGAS

 

Las sagas son obras literarias, en su casi totalidad noruegas o islandesas, escritas entre los siglos XII y XIV, a través de las cuales han llegado a nosotros, la visión del mundo de los vikingos, muchas de sus gestas y sus descubrimientos. Algunas de ellas fueron escritas en latín, otras en dialectos noruegos o islandeses. Su contenido es una mezcla de hechos verídicos y de pura invención. Se proponían consignar por escrito una tradición oral destinada a nutrir la imaginación de los pueblos nórdicos, glorificando a sus héroes.

Hoy en día, resulta muy difícil diferenciar la verdad de la ficción y aunque hay que manejar la información con precaución, no cabe duda de que tiene un interés excepcional. Sin las sagas, los arqueólogos no habrían podido demostrar su presencia en América. Gracias a ellas, penetramos en el mundo de los vikingos, compartimos su vida, descubrimos sus tradiciones y comprendemos mejor su mentalidad.

250px-Flateyjarbok_Haraldr_Halfdan

LA HIMSKRINGLA (Orbe del mundo), escrita hacia 1230 por Snorri Sturlusson, agrupa dieciséis sagas de reyes de Noruega y de Suecia. Comienza con los primeros reyes de la mitología escandinava y acaba en 1177. El autor, que cita sus fuentes, realizó un trabajo serio a partir de una sólida documentación. En la Saga de Harald, escribe:

«Hay muchas otras cosas que decir a propósito de los grandes hechos del rey Harald y que no han sido escritas. La culpa debe ser achacada a nuestra ignorancia ya que no queremos consignar por escrito historias con respecto a las cuales no disponemos de testimonios»

La Heimskringa es una sucesión de historias, pero supondría un error considerar que se trata de una obra de historia en el sentido que damos hoy a este término. Snorri Sturlusson construyó su obra sobre una base histórica, pero su actitud corresponde a un autor de sagas, no a un historiador moderno. Le interesaban más las implicaciones literarias de la documentación que había reunido que la realidad de los hechos a los que se refería, más o menos, se podría equiparar a las novela histórica que se escribe en la actualidad.

Las más destacadas de las sagas de la Heimskringla son la SAGA DE SAN OLAV,  que ocupa la quinta parte de la obra, y la SAGA DE HARALD (Harald Hardradi)

Además de las sagas reales, existe una gran variedad de sagas que se ha tomado la costumbre de agrupar bajo el nombre de «sagas contemporáneos», porque se supone que las escribieron contemporáneos de los personajes que son sus protagonistas, o «sagas de islandeses» (o sagas de familias), porque sus protagonistas son islandeses. Nos informan sobre la vida de los colonos de Islandia y sobre las querellas que les oponían. Entre las «sagas de contemporáneos», voy a mencionar las más significativas:

-La Sturlunga saga

-La Saga del rey Sverrir

Entre las «sagas islandesas» se pueden destacar:

-La Saga de Egil, escrita probablemente hacia 1230, obra maestra de la literatura poética en lengua nórdica, atribuida a Snorri Sturlusson

-La saga de los groenlandeses, escrita probablemente a finales del siglo XII

-La saga de Erik el Rojo, escrita hacia mediados del siglo XIII.

 En estas dos últimas obras se basa lo esencial de nuestros conocimientos sobre la colonización de Groenlandia.

-La Saga de Njall el Quemado, escrita alrededor de 1280

-La saga de Snorri el Godi.

THORSTEIN

DSC_0703.JPG

La saga de Thorstein, es una saga legendaria que tiene lugar en el siglo VII sobre la vida del padre de Frithjof . El relato se inicia en Noruega y Suecia, pero continúa en parajes exóticos como India.​ No es una de las sagas más famosas, pero se considera una historia entretenida. La obra fue compuesta a principios del siglo XV.

Aquí os transcribo un fragmento de la misma:

«Era el año 995, había luna llena y de una de las casas salían gritos, eran gritos de dolor por supuesto, pero no un dolor que traía sufrimiento sino un dolor que traía vida, el pequeño Thorstein venía a este mundo en una época de mucho cambio para Suecia y los pueblos escandinavos en general, su madre Jannike, no cabía de la alegría, su cuarto hijo llegaba a la familia para llenar el vacío que había dejado la muerte de sus hermanos mayores Horik y Ursa en un accidente, cuando los jóvenes de 15 y 11 años habían salido a cazar cuando una tormenta los sorprendió en medio del bosque, según cuentan las canciones, una de las mayores tormentas que se habían visto, quedando atrapados en el bosque por 15 días mientras pasaba la tormenta, desorientados por tal suceso llegaron a casa una semana después de que se acabará la tormenta, Horik traía en brazos a su única hermana, pero pese lograr haber llegado a su casa, la fiebre y la desnutrición lo llevaron al Valhalla tan solo 3 días después. Jannike lamentaba profundamente la perdida de sus 2 hijos, pero el que más se vio afectado por el acontecimiento fue Sigurd, padre del pequeño Thorstein, quien se reflejaba en Horik y depositaba en el toda la confianza para que se encargara de reinar Suecia y llevara al país a la época de prosperidad con la que siempre había soñado y la época de paz que consolidara a Suecia como el mejor de los reinos vikingos. La tercera hija, Karin de 7 años tuvo que cargar con la pérdida de sus hermanos y la crisis familiar a raíz de la misma, Sigurd no dejó de emborracharse durante 3 años consecutivos, descuidando la política y los asuntos del pueblo, pero el temor que le tenían los aldeanos y su gran fuerza física contribuyeron a mantenerlo en el poder durante varias décadas más. Sigurd ahogando el dolor de la perdida en alcohol, se volvió una persona muy agresiva, incluso con Jannike, a raíz de esto surgieron varios embarazos, el primero fue Thorstein, el segundo Sigmund y el menor y último hijo de Jannike, Gillis, con quien Thorstein tendría una gran relación. La llegada de Thorstein fue una gran alegría para Jannike, y debido a lo sucedido con los 2 hijos mayores, juró a Freya proteger a su hijo ante cualquier adversidad, además de asegurarse que Thorstein fuera el hombre más fuerte de Suecia para así proteger a la familia y el reino. En contraste con la alegría que Jannike veía a su hijo, Sigurd detestaba al muchacho incluso antes de nacer, el recuerdo que lo envenenaba no podía permitirle amar a otro niño y mucho menos permitirle reinar a otro niño que no fuera su hijo muerto Horik. Los primeros años de la vida de Thorstein fueron muy tranquilos, siendo un niño muy alegre y travieso además de astuto. Jannike le agradecía a la diosa Freya todas las cualidades que acompañaban al niño, con una gran personalidad capaz de obtener lo que quisiera pero con una gran bondad y generosidad, lo que rápidamente llevo al niño a ganarse el cariño de los aldeanos. Para Thorstein todo fue relativamente sencillo hasta que cumplió 3 años, su madre quedó embarazada de otro niño, el embarazo fue sencillo y sin complicaciones, 9 meses pasaron para que Sigmund viera la luz, y cuando lo hizo todo cambió en la casa y en el reino, su padre al verlo por primera vez, vio los ojos de Horik, y la alegría retornó a su alma de nuevo, organizó una gran fiesta y le gritaba a Odín agradeciéndole por la bendición que significaba para él este niño. Como era de esperar con tanta alegría, Sigurd invitó al pueblo a un gran festín, en el que el hidromiel y la carne no faltaron durante una semana entera. -¡Ha nacido el próximo rey de Suecia! Exclamó Sigurd, con la mirada incrédula de los invitados presentes. -¡Ah nacido el próximo rey de Suecia!, volvió a gritar con su copa en alto, hasta que los aldeanos levantaron sus copas y gritaron en júbilo por el nacimiento del pequeño. Jannike en ese momento supo que la vida de ambos niños se iba a ver afectada por los deseos de Sigurd y su amor desmedido por Sigmund, y que el destino de Suecia estaba en las manos de uno de estos jóvenes que no tenían ni la mínima idea de los que el destino ni los dioses les tenían preparados.»

Bibliografía:

Los vikingos Pierre Barthélemy

Los hombres del norte. La saga vikinga (793-1241) John Haywood

La saga de los vikingos Rudolf Pörtner

La saga de Thorstein. Felipe Cordero

Fotografías:

Esperanza Varo

Wikipedia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s