EL DÍA DESPUÉS DE LAS GRANDES PANDEMIAS

Ha pasado algún tiempo desde que publiqué mi última entrega dedicada a Omar ben Hafsun. Nunca pude imaginar que, cuando puse punto y final a ese artículo, todo iba a cambiar de esta manera para la humanidad, por lo menos durante algún tiempo. La mayor parte de las generaciones que vivimos en la actualidad no hemos vivido catástrofes naturales a nivel global; sin embargo somos conscientes de que se han producido a lo largo de la historia y nada impide que se puedan volver a producir.

En estas páginas me voy a ocupar de intentar describir cuál fue “el  día después” de las grandes pandemias de la humanidad. Hay algo que está claro y es que después de  una pandemia se producen cambios radicales a nivel político, social, económico y religioso que no necesariamente tienen que ser malos.

Voy a describir tres de ellas y lo haré en tres entradas distintas para que no resulte demasiado larga. Serán las siguientes:

-La Peste de Justiniano (541-543)

-La Peste Negra o bubónica (1347-1353)

-Gripe española (1918-1920)

Antes de nada, quiero hacer una introducción sobre el momento en el que las enfermedades infecciosas entraron en la vida del hombre.

ORIGEN DE LAS ENFERMEDADES

images (5)

Hace entre unos 12.000 a 10.000 años se produjo una disminución de las provisiones de carne y sin disponer de grandes extensiones de tierra virgen con abundancia de caza, las necesidades urgentes de la población llevaron a los humanos a cultivar el suelo, no había alternativa, era cuestión de producir o perecer. Comenzaron a controlar los recursos naturales y a cultivar su propio alimento. Al mismo tiempo empezaron a dominar a los perros, ganado vacuno, ovejas, cabras, cerdos, caballos y aves de corral, convirtiéndose en pastores y labradores. Andando el tiempo, tales avances trajeron consigo la formación de comunidades permanentes. Sin embargo esta práctica que los libraba del hambre,  también desató un nuevo peligro: la enfermedad infecciosa. Porque los patógenos que en otro tiempo habían sido exclusivamente de los animales, se trasladaron al hombre. Las enfermedades de animales salvaron el abismo entre las especies y se transformaron en humanas.

Enfermedades como la tuberculosis o la viruela fueron aportadas por el ganado vacuno, los cerdos y los patos transmitieron sus gripes. El sarampión es el resultado del salto a la especie humana de la peste bovina (moquillo canino), propia de los perros y el ganado vacuno.

EPIDEMIAS Y PANDEMIAS

descarga (5)

En este capítulo me voy a ocupar de las epidemias, es decir, de aquellas enfermedades que se propagan durante algún tiempo por un país o región (ahora incluso a escala cuasi-planetaria), afectando simultáneamente a un gran número de personas. Y dentro de ellas, a las pandemias: enfermedades epidémicas que se extienden a muchos países y que atacan a casi todos los individuos de una localidad o región. La existencia de enfermedades infecciosas no es sino consecuencia de un hecho común para toda la vida, la relación del hombre con los microorganismos. Éstos se encuentran en todas partes: los hay en el aire que respiramos, en el agua que bebemos, en los alimentos que comemos, incluso en nuestros propios cuerpos. Que los llevemos con nosotros no significa, sin embargo, que nos resulten dañinos y, de hecho, incluso pueden ser beneficiosos, ayudando, por ejemplo, para la digestión o impidiendo que nos ataquen otros «visitantes» más peligrosos. La razón por la que nos abordan los microparásitos es porque nos quieren para alimentarse. Es posible, asimismo, que los portadores (nosotros u otros animales) de esos microparásitos patógenos sirvan de vehículo para transmitirlos a otros individuos, propiciando de esta manera epidemias, procesos que podemos entender como si fueran reacciones en cadena. Estos males han atacado a los seres humanos (y también, por supuesto, a otros animales) a lo largo de toda la historia de la humanidad.

Las cifras de muertos producidos a lo largo de la historia por estas infecciones que se convierten en epidemias son terribles, aunque las estimaciones sean más o menos fiables según la época de la historia en que se produjeron. Se sabe, por ejemplo, de una conocida como «plaga de Justiniano», que afectó entre los años 541 y 542 al imperio romano, extendiéndose por el norte de África, Europa y Asia occidental-

PLAGAS EN EL IMPERIO ROMANO

0000000264-1 (1)

El catedrático de la Universidad de Oklahoma Harper Kyle, expone la teoría desde una perspectiva poco difundida, que posiciona al factor climático y las enfermedades infecciosas como aspectos centrales en la explicación de la desintegración imperial.

En este sentido, la hipótesis que presenta destaca cuatro momentos de quiebra durante el Imperio romano:

-La crisis en el gobierno de Marco Aurelio, desencadenada por la pandemia de viruela en el 161 d. C.

-La desintegración del Imperio en la conocida crisis del siglo III, resultado de una serie de sequías, pestilencias y cambios políticos.

-La caída del Imperio en su mitad occidental durante el siglo IV y V por acción de los pueblos del sudeste euroasiático

-La caída del Imperio de Oriente. El año 536 fue el comienzo de uno de los peores períodos de vida que la humanidad haya conocido.

Aquí Kyle demuestra que el factor determinante que desencadena las primeras pandemias de la historia fue la anexión de Egipto y la conectividad con India, China y la zona del Mar Rojo. En su opinión, esta nueva vía de comunicación posibilitó la entrada de la primera pandemia de viruela, diezmando un alto porcentaje de la población imperial y, por ende, quebrando el sistema demográfico, dificultando el reclutamiento militar y debilitando la infraestructura monetaria y fiscal del imperio.

LA PLAGA DE JUSTINIANO

Plague-of-Justinian-800x616 (1)

En ese momento gobernaba en el emperador Justiniano, el más conocido emperador bizantino y el menos bizantino de todos. Su tiempo en el trono estuvo marcado por una serie de decisiones que trajeron consigo la etapa de mayor esplendor en la historia de Bizancio. Entre estas se encuentra, la recopilación de todo el derecho romano en el «Corpus Iuris Civilis». Pero también sus guerras y afán de conquista, que le llevó a enfrentarse a los vándalos en África, a los ostrogodos en la Península Itálica y a los visigodos en la vieja Hispania.

Todo con un objetivo: que el Imperio de Oriente recuperase la gloria de Roma; desaparecida para siempre tras la caída de Occidente.

En 532, Justiniano estuvo cerca de perder la corona debido a la Revuelta Niká. Un levantamiento popular que se extendió desde el Hipódromo a toda la ciudad de Constantinopla y que acabó con el palacio cercado por los opositores. El emperador estuvo tentado de huir y renunciar al poder. Sin embargo, su esposa, la emperatriz Teodora, le hizo abandonar esa idea.

Una vez culminadas sus conquistas, se puede decir que el Mediterráneo volvió a ser el Mare Nostrum. A excepción de algunos pocos enclaves, se habían recuperado todas las antiguas posesiones romanas bañadas por sus aguas.

En 536, una enigmática niebla comenzó a extenderse hasta sumir Europa, Oriente Medio y partes de Asia en la oscuridad durante 18 meses. El Sol perdió su brillo hasta ser comparable al de la Luna, como dejó escrito el historiador bizantino Procopio, y las temperaturas cayeron en verano de 1,.5° C a 2,5° C, iniciando la década más fría en los últimos 2.300 años. Las cosechas no prosperaron durante varios años. Por si fuera poco, en 541, la peste bubónica golpeó el puerto romano de Pelusium, en Egipto, y se extendió rápidamente borrando del mapa a casi la mitad de la población del Imperio romano, lo que aceleró su caída.  

La Peste de Justiniano estuvo provocada por una cepa letal de peste bubónica que apareció en Egipto en el año 540 d.C. la cual junto con la Pequeña Edad de Hielo, provocaron la escasez de alimentos, hambruna y dificultad para la formación de ejércitos. El confinamiento y aislamiento eran totales pues era más que obligatorio para los enfermos. Pero también se impuso una especie de autoconfinamento espontáneo e intuitivamente voluntario para el resto, en buena parte motivado por las propias circunstancias.

Se estima que, entre 541 y 750, la población mundial perdió entre 25 y 50 millones de personas, es decir, entre el 13 y el 26 % de la población estimada en el siglo VI. Se ha llegado a considerar como una de las más grandes plagas de la historia. La pandemia fue recurrente en los puertos del Mediterráneo hasta aproximadamente el año 750, causando un gran impacto en la historia de Europa

Según algunos historiadores del siglo VI, la plaga epidémica tuvo un impacto a nivel mundial, atacando Asia, África y Europa.

CONSECUENCIAS DE LA PANDEMIA DE JUSTINIANO

images (3)

La plaga perjudicó los planes de Justiniano de restaurar el Imperio Romano y su conquista de los territorios de occidente. Las tropas, hasta entonces unidas y motivadas, se vieron diezmadas y debilitadas por la enfermedad, y en pocos decenios se perdieron los territorios conquistados con tanto esfuerzo.

Permitió diversas invasiones bárbaras, iniciadas por distintos pueblos que formarían nuevos reinos y estados, ya que la epidemia reduciría la población del Imperio bizantino y por lo tanto, la resistencia a la invasión que ofrecieron las zonas del este de Europa fue  menor.

-Cuando la peste rebrotó y llegó a Roma en 590, el papa Gregorio Magno organizó una procesión de miles de personas (que debió de favorecer el contagio) para pedir ayuda a Dios. Según la leyenda, cuando el cortejo llegó ante el mausoleo del emperador Adriano apareció el arcángel san Miguel, que enfundó su espada llameante y detuvo la epidemia; de ahí que se conozca el mausoleo como castillo de Sant’Angelo; así que aquí tenemos una de las consecuencias: el crecimiento del Cristianismo. Justiniano acaba con los últimos restos de paganismo que, más allá del cristianismo oficial, había sido tolerado por sus predecesores en extensas áreas del imperio. Los obispos de Roma, que a partir de ese momento se les llamaría papas, habían adquirido cierta independencia con respecto al poder secular. Esta independencia estimuló la pretensión papal de imponer su supremacía sobre los demás patriarcas de la cristiandad, que no estaban dispuesto a aceptarlo de buen grado.

Las caóticas condiciones existentes en Occidente favorecieron el establecimiento de comunidades monásticas, que habían surgido mucho antes en Oriente, como refugio al desorden secular. En el 529 se fundó la Orden de los Benedictinos como la primera gran orden religiosa. Algunas de ellas asumieron la responsabilidad de la transmisión de la herencia de los conocimientos clásicos a  la Edad Media, gracias a la preservación y copia de los manuscritos. A partir de ese momento los conventos tuvieron el monopolio de la enseñanza, la reflexión y la contemplación.

-La mayoría de las reformas formaron parte del compendio de nuevas leyes que Justiniano fue promulgando durante su mandato, recogidas bajo el epígrafe de Novellae Constitutiones, o Nuevas Leyes. La aportación se suma a la que probablemente sea la mejor contribución de Justiniano al Imperio y a la historia de la jurisprudencia: la recodificación completa del derecho romano.   

La economía, mientras tanto, se derrumbaba: “Las actividades cesaron y los artesanos abandonaron todos los empleos y los trabajos que llevaban entre manos. La economía quedó desarticulada cuando el número de muertos superó al de los vivos en edad de trabajar. Los salarios se dispararon a causa de la escasez de mano de obra, lo que provocó una ola de inflación que duró decenios, a pesar de que el comercio y los intercambios se habían paralizado.

-Los sucesivos brotes de epidemia crearon un clima de inestabilidad social que culminó con una serie de revoluciones. Un ejemplo es la revolución de Flavio Nicéforo Focas contra el emperador Mauricio durante el 602 en el Imperio bizantino. La revuelta contra la familia imperial empezó, como otras revueltas del Imperio, en el hipódromo, encabezada por la facción de los «verdes». El reinado de Focas se caracterizó por la represión, la inestabilidad social y las revueltas.

-La plaga ayudó al declive de los mercados urbanos, las comunicaciones y el gobierno urbano, que en grandes partes de Asia, la zona más rica del Imperio bizantino, quedaron colapsadas. Las ciudades dejaron de ser un foco de resistencia y seguridad ante las invasiones y no pudieron controlar el territorio, como habían hecho hasta entonces.

-Uno de los problemas más acuciantes fue la retirada de cadáveres. Justiniano requisó tumbas privadas para llenarlas a rebosar de cuerpos que habían sido amontonados en fosas comunes, pero eso no fue suficiente y se empezó a excavar en todos los lugares disponibles

El historiador Procopio de Cesarea  describía esta pandemia de Justiniano con las siguientes palabras:

«Comienza ya el equinoccio de primavera, el hambre y la peste acabaron simultáneamente a los habitantes de la ciudad… Al resto de los romanos ya no les quedaba grano, y la hambruna juntamente con la epidemia los estaba abrumando con severidad»

No es de extrañar que algunos historiadores hayan visto en los golpes asestados por la epidemia una de las líneas divisorias entre la Antigüedad moribunda y la naciente Edad Media europea, pues el debilitamiento del Imperio bizantino facilitó el desarrollo de los reinos bárbaros.

Bibliografía:

Jye Harper: El fatal destino de Roma. Cambio climático y enfermedad en el fin del imperio.

Libro VI Historia de las guerras Procopio de Cesarea

Roy Porter Breve historia de la medicina

P.L. Entralgo Historia de la medicina.

 

FOTOGRAFÍAS:

BBC

Sarkar Daily

Wikipedia

National Geografic

Tiempo 26

el español.com

 

 

10 comentarios en “EL DÍA DESPUÉS DE LAS GRANDES PANDEMIAS

  1. Raul jeraldo

    Esa mlsteriosa niebla que tu mencionas no era mas que ceniza volcanica generada por alguna gigantesca erupcion de algun volcan en la zona de indonesia o aca en Chile. En esa época en la cordillera de los andes habia una gran cantidad de volcanes activos. De hecho el volcan maipo tuvo una erupcion volcanica gigante que cubrio miles de kilómetros ccuadrados con cientos de metros de profundidad de ceniza y se sabe ahora que la nube volcanica cubrio los cielos de la tierra durante varios años.

    Le gusta a 1 persona

  2. Hi, I do believe this is a great blog. I stumbledupon it 😉 I
    may return once again since I saved as a favorite it. Money and freedom
    is the best way to change, may you be rich and continue to guide other people.

    Hello, I log on to your new stuff regularly. Your writing style is witty, keep it up!
    I could not resist commenting. Very well written! http://car.com/

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s