EL DÍA DESPUÉS DE LAS GRANDES PANDEMIAS: LA PESTE NEGRA

La peste había quitado a todos la posibilidad de amar e incluso de amistad, pues el amor exige un poco de porvenir y para nosotros no había ya más que instantes”
Albert Camus

Como os comenté en mi anterior artículo, «Las grandes pandemias de la historia: la peste de Justiniano», en esta nueva entrada voy a describir las consecuencias económicas, sociales y políticas de esta pandemia.

QUÉ ES LA PESTE?

XenopsyllaCheopis

La peste es una enfermedad contagiosa causada por el bacilo (Yersinia pestis), un bacilo letal que se manifiesta en el hombre de tres formas: bubónica, neumónica y septicémica. Se trasmite al hombre principalmente por las pulgas que anidan en las ratas, o por contagio de otros seres humanos infectados. La pulga pica a la rata que padece peste, ingiere sangre con bacilos, éstos en el interior del insecto se multiplican, la pulga hambrienta pica una y otra vez. Si el hombre sufre la picadura, el bacilo pasa a su torrente circulatorio y al alojarse en los ganglios linfáticos aparece el bubón, cuando la difusión es masiva sobrevendrá la septicemia. Instaurada la epidemia, ectoparásitos propios del hombre como la pulga (Pulex irritans) o el piojo, pueden contribuir a la transmisión entre los seres humanos. Se requieren además circunstancias climáticas especiales para que la cadena rata-pulga-hombre, pueda articularse, ya que la pulga de la rata únicamente puede vivir en una temperatura comprendida entre los 15-20º y lo que aún es más importante, precisa una humedad del 90-95%, se explica así la presencia de peste en la estación cálida y tras grandes lluvias, como los más antiguos tratadistas medievales y renacentistas habían ya advertido. Por el contrario la forma neumónica transmitida de hombre a hombre aparece habitualmente en los meses fríos, era menos espectacular en sus manifestaciones externas.

Bocaccio en su “Decamerón” constataba: “al empezar la enfermedad les salían a las hembras y a los varones en las ingles y en los sobacos unas hinchazones que alcanzaban el tamaño de una manzana o de un huevo. La gente común llamaba a estos bultos, bubas. Y en poco tiempo estas mortíferas inflamaciones cubrían todas las partes del cuerpo”.

LA PESTE ATACA DE NUEVO

descarga

 

Como os dije en mi anterior entrada, una de las consecuencias de la peste de Justiniano fue la entrada en la Edad Media, en el feudalismo con su relación vasallo-señor, en la pérdida de poder de los reyes unido al aumento de la autoridad de los nobles y el desarrollo del poder de los eclesiásticos que forman la moral social y se encuentran salvaguardados por los señores.

Seis siglos más tarde vuelve a aparecer la temida peste. Hacia el año 1300, la peste negra empezó a desbordarse por Asia antes de extenderse hacia el occidente por Oriente Próximo en dirección al norte de África y Europa. Entre 1346 y 1350 aniquiló aproximadamente a la cuarta parte de la población europea, el mayor número de bajas provocado por una sola epidemia en toda la historia de Europa. La plaga se afianzó tenazmente y espoleó  la vida en la Edad Media.

¿Dónde apareció la peste?,¿cómo se difundió por el mundo conocido?

images (6)

La conquista de los mongoles en el siglo XIV de China provocó una disminución de la agricultura y el comercio. En la década de 1330, muchos desastres naturales y plagas provocaron una hambruna generalizada.

La peste se introdujo por primera vez en Europa a través de comerciantes genoveses en la ciudad de Kaffa en Crimea en 1347. Durante un asedio de la ciudad por el ejército mongol, cuyas tropas padecían la enfermedad, catapultaron cadáveres infectados sobre la ciudad de Kaffa para infectar a los habitantes. Los comerciantes genoveses huyeron, llevando la plaga en barco a Sicilia y el sur de Europa, de donde se extendió hacia el norte.

En medio de tensiones sociales, crisis y guerras, apareció en 1347 la más letal pandemia que conocería el Medievo, que dejaría un rastro inaudito de muerte y miseria. «Con tanto espanto había entrado esta tribulación en el pecho de los hombres y de las mujeres, que un hermano abandonaba al otro y el tío al sobrino y la hermana al hermano, y muchas veces la mujer a su marido, y lo que mayor cosa es y casi increíble, los padres y las madres evitaban visitar y atender a los hijos como si no fuesen suyo», describe Boccaccio en el Decamerón.

El anónimo autor de “Viajes de Juan de Mandeville”, un clásico de la literatura decía: «parecía como si hubiese habido una batalla entre dos reyes, y el más poderoso y con mayor ejército hubiera sido derrotado y la mayoría de sus gentes asesinadas»

LOS TRATAMIENTOS

descarga (4)

La ignorancia acerca de las causas de la Peste, les llevó a cometer muchos errores, no sólo en el tratamiento de la enfermedad, sino también en los medios para prevenir el contagio. Como no se sabía que era causado por un bacilo, ni que las ratas domésticas eran sus transmisoras, no se llevaron a cabo las medidas de sanidad correspondientes. La medicina medieval se vio impotente ante la Peste. Los conocimientos acerca de ella eran muy precarios y desde tiempos de Galeno e Hipócrates, no eran muchos los avances en conocimientos médicos. Por eso, los tratamientos recetados contra la Peste Negra, al igual que contra otras dolencias, se basaban en la alimentación, la purificación del aire, las sangrías y en la administración de brebajes a base de hierbas aromáticas y piedras preciosas molidas. A quienes contraían la peste bubónica, los facultativos les abrían los bubos, aplicándoles sustancias para neutralizar el ‘veneno’. Pero, fueron incapaces de encontrar las causas y, lo que es más importante, un tratamiento efectivo y “más allá del castigo de Dios o el envenenamiento de los pozos por los judíos – no podían explicarlo.”

CONSECUENCIAS

The_Triumph_of_Death_by_Pieter_Bruegel_the_Elder - copia

  • -El primer impacto de la peste fue demográfico. Las vidas que se llevó en solo siete años tardarían dos siglos en recuperarse, mientras que los supervivientes se reorganizarían de un modo distinto.
  • -La peste contribuyó al debilitamiento del feudalismo, propició la acumulación de capitales en manos de la burguesía.
  • -Durante los años de epidemia, la población rural se había desplazado a las ciudades en busca de alimento y compañía, y, dado el amplio número de vacantes que dejó la peste, ya no tendrían que regresar: El campo quedó despoblado. Tras la peste se producirá una desorganización socioeconómica en Europa, y si algunas familias acomodadas pasan a refugiarse en el campo, muchos campesinos realizan el movimiento inverso, impulsados por un sentimiento de amparo en la multitud. Este movimiento, unido a la alta mortalidad, hizo que muchas tierras quedasen abandonadas en fechas posteriores a la peste. El abandono de las tierras repercutió negativamente en la situación de la nobleza rural rentista, que perdió poder adquisitivo. En cambio, elevó por primera vez en la historia a una clase de jornalero libre, asalariado, cuya escasez le llevó a pasar de peón reemplazable a mano de obra cualificada, revalorizada y poco menos que imprescindible.
  • la vida en las ciudades se revitalizaba, impulsada por la concentración de fortunas que siguió a la elevada mortandad.
  • -La vieja aristocracia rural, acostumbrada a vivir holgadamente de las rentas, se encontró con dos posibilidades: arrendar sus tierras a precios más bajos o explotarlas directamente, contratando a agricultores y pagándoles salarios cada vez más altos. El poder señorial perdía, por tanto, parte de su capacidad adquisitiva, mientras que los jornaleros, repentinamente valiosos debido a su escasez, veían aumentar su bienestar.
  • La caída repentina de la población obligó a los empleadores urbanos a competir para conseguir trabajadores, y los campesinos ricos y señores tuvieron que hacer lo mismo por los labradores o los tenentes (campesinos que arrendasen sus tierras para trabajarlas). Como consecuencia, hubo una caída significativa de las rentas y un aumento considerable de los sueldos. Para el economista alemán Wilhelm Abel, aquella “fue la edad de oro del trabajador asalariado”. El desequilibrio entre personas y recursos no utilizados, ya fueran tierras, equipamiento o talleres productivos, convirtió la demanda de mano de obra en constante y elevada en los años siguientes, lo que mejoró la calidad de vida de la gente corriente.
  • -La subida de salarios hizo que las clases en otro tiempo menesterosas contasen con un excedente de dinero que les permitió acceder al mercado como consumidores no solo de alimentos baratos y ricos en calorías, como los cereales y las legumbres, sino también de otros más sabrosos y prescindibles, como la carne, la mantequilla, la cerveza o el vino. En líneas generales, la gente corriente comenzó a consumir con criterios selectivos, y no únicamente por necesidad, empezó a pasar más tiempo en las tabernas y a sentir, por primera vez en la Edad Media, algo remotamente parecido al placer de vivir. En aquellos años inmediatamente posteriores a la peste, las desigualdades sociales parecían menos abismales.
  • El crecimiento de las fortunas urbanas lleva a muchos burgueses enriquecidos a invertir importantes sumas en el campo. La pasividad de la nobleza durante la etapa feudal había mermado mucho la productividad de la tierra, y la aparición de estos agentes supondrá una revitalización de la agricultura, al introducir nuevos métodos y perseguir objetivos de rentabilidad.
  • -Mientras el campo crece, en las ciudades se da un fenómeno parecido. Las luchas sociales permiten que la burguesía acapare mayores cotas de poder, y la acumulación de capitales abre una nueva etapa para el emprendimiento, aunque esta vez con una aproximación más lógica, casi científica, para evitar los errores del pasado.
  • -La escasez de brazos y el ascenso de la burguesía fueron decisivos para el desarrollo de la técnica, una de las señas de identidad del Renacimiento, muy vinculado al avance paralelo de la ciencia. Las máquinas reducen la cantidad de fuerza y trabajo necesaria, y aparecen para servir a una clase determinada, la burguesía, que encuentra en ellas una respuesta concreta a sus necesidades.
  • -Las grandes epidemias del siglo XIV, principalmente la peste, pero también otras de malaria, cólera, tifus o lepra, contribuyeron al desarrollo de la prevención sanitaria.
  • -La nobleza rural y los propietarios empobrecidos a raíz de la peste tuvieron que buscar otras ocupaciones, y algunos encontraron acomodo en el negocio de la guerra.La guerra de los Cien Años duró porque los reyes, las clases guerreras (incluidos los pequeños propietarios rurales) y una parte de las clases mercantiles estaban interesados en la prolongación del conflicto bélico, pues justificaba la recaudación de tasas de guerra que terminaban en sus bolsas; además, los botines obtenidos podían contribuir también a mejorar su situación económica y facilitar el mantenimiento de su particular estilo de vida y su prestigio y su rango social”, indica Benedictow
  • -Además, en el paso del siglo XIV al XV disminuyó la reverencia que se profesaba hacia el cuerpo humano, que empezó a investigarse desde un punto de vista médico. La representación plástica renacentista del hombre como un ser bello y proporcionado despertó el interés por la anatomía, y, desde esta ciencia, la curiosidad se extendió también hacia la fisiología.
  • El hombre toma conciencia de sí mismo como hombre, y no como cristiano. Aparece una dimensión individual de la existencia a través de la muerte, que es a un tiempo el destino de todos y la suerte de cada uno. Y, a partir de ese individualismo, uno siente amor por su vida, aun sabiendo que es breve. Pero, al mismo tiempo, aparece en ella la amargura insuperable de la aniquilación física, que da un sentido a la vida terrenal y que parece olvidarse de las promesas del paraíso. Surge un anhelo de gloria, de querer perdurar en la vida terrenal muy característico del Renacimiento. Las tumbas se engalanan para elevar a unos muertos sobre otros en el recuerdo
  • -Por primera vez, el retrato adquiere tintes de género iconográfico. Los grandes hombres del Renacimiento querrán perpetuar su grandeza en un vano deseo de supervivencia humana, de inmortalidad corporal.
  • -El sentido vitalista del hombre del Renacimiento y su individualismo deben mucho a la experiencia de la muerte, que sobrevuela todo el siglo XIV, pero que se revela con todo su poder exterminador, de la mano de la peste, en la segunda mitad del siglo.
  • -El nuevo hombre que surgió de la peste exhibió, además, una capacidad de observación y una inclinación científica que le llevaron a mostrarse más cuidadoso con la prevención de epidemias, poniendo en marcha los primeros rudimentos de la epidemiología moderna. El círculo de causas y efectos provocados por la peste se cerraba entonces definitivamente.
  • -La neutralidad de la muerte En el trayecto del hombre medieval al renacentista tuvo un peso determinante la experiencia de la muerte. La llegada de la peste a Europa generó tal conmoción que cobró una decisiva importancia el arte de morir. Poco a poco, el grueso de la comunidad de fieles terminó desplazando su religiosidad a los momentos previos a la muerte y descuidó todo propósito de una vida cristiana, una corrupción de la religiosidad a la que el clero no supo poner freno. Al centrar el sentido de la existencia en el tránsito al más allá, se manifestó una agonía ante la incertidumbre de la salvación que poco tenía que ver con el trance accidental –e incluso feliz– hacia la vida eterna propuesto por la doctrina cristiana. Era una interpretación de la muerte distinta de la religiosa. En el temor ante el Juicio de Dios, afloraba el sentido de lo macabro, una reacción de repulsa ante la fealdad de la muerte y la visión del cuerpo putrefacto.
  • -Será en la neutralidad de la muerte cuando el hombre tome conciencia de sí mismo en tanto hombre, y no en tanto cristiano. Aparece una dimensión individual de la existencia a través de la muerte, que es a un tiempo el destino de todos y la suerte de cada uno. Y, a partir de ese individualismo, uno siente amor por su vida, aun sabiendo que es breve. Pero, al mismo tiempo, aparece en ella la amargura insuperable de la aniquilación física, que da un sentido a la vida terrenal y que parece olvidarse de las promesas del paraíso. Surge un anhelo de gloria, de querer perdurar en la vida terrenal, muy característica del Renacimiento.

La Peste nos introdujo en la Edad Media y la Peste nos sacó de ella para llevarnos al Renacimiento.

.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s