MIGRACIÓN DE LOS PUEBLOS NÓRDICOS

A finales del siglo VIII, por motivos que se no han aclarado todavía,  unas decenas de  hombres, originarios de unos pueblos escandinavos de los que apenas se tenían noticias, se pusieron en marcha para una aventura que, en el espacio de doscientos cincuenta años, les llevaría a cuatro continentes. Aunque no hubo jamás una nación vikinga ni un plan global, lograron imponer su dominio durante más de tres siglos sobre una parte importante de Europa occidental, abrir rutas comerciales a través de Rusia y llegar a América quinientos años antes que Cristóbal Colón.

La mayoría de esas migraciones fueron protagonizadas por tribus guerreras, cuyos efectivos eran muy escasos en comparación con las poblaciones de los territorios invadidos. Tomando en cada caso itinerarios diferentes, iban siempre acompañados por el pillaje y la destrucción. Su penetración se vio facilitada por la descomposición del imperio romano.

Los invasores no aportaron cambios al sistema establecido por los romanos en sus antiguas posesiones. Gobernaron como monarcas absolutos, lo mismo que sus predecesores, mostrándose tolerantes frete a la religión cristiana y fueron respetuosos de la cultura romana.

Incapaz de rechazar a los invasores, Roma se esforzó por firmar con ellos acuerdos de “federación”. Les concedió el derecho de administrar según sus costumbres los territorios donde se reconocía y aceptaba su presencia. En compensación, los federados se comprometían a poner sus armas al servicio del imperio.

La mayoría de esas poblaciones eran de origen escandinavo:

-Los cimbrios, los vándalos, los anglos y los jutos procedían de la península de Jutlandia.

-Los burgundios de la isla de Bornholm (isla danesa del Báltico)

-Los godos procedían probablemente de Suecia occidental (región de Göteborg)

PROCESO HISTÓRICO DE LA MIGRACIÓN

CIMBRIOS

120 a.C., los cimbrios salieron de Jutlandia y se dirigieron al sur, al mismo tiempo que los teutones, que vivían en la desembocadura del Elba.

113 a.C. los cimbrios derrotaron a los romanos en la Nórica. Continuaron su ruta, penetraron en las Galias y España, y asolaron ambos países, lo mismo que el norte de Italia, hasta que chocaron con las legiones romanas.

102 a.C. los teutones fueron vencidos por el cónsul Cayo Mario en Aix-en Provence.

GODOS

A comienzo de nuestra era, los godos abandonaron su país (Suecia) para establecerse en la desembocadura del Vístula y desde allí avanzaron en dirección al sudeste de Europa.

VISIGODOS

382 d. C. Los visigodos (godos occidentales), a quienes el emperador romano había cedido Tracia y Mesia, fueron rechazados hacia Italia por su hijo Arcadio, primer emperador de Oriente.

402 El rey de los visigodos, Alarico I, invadió el norte de Italia.

410 Rechazado en Verona, volvió a la carga y consiguió apoderarse de Roma, que saqueó durante diez días, antes de continuar sus depredaciones por el sur de Italia.

412 El sucesor de Alarico, Ataúlfo, que se había casado con la hermana de Honorio, primer emperador de Occidente, penetró en la Galia y se apoderó de Provenza y de Aquitania.

415 Ataúlfo entró en España, donde rechazó a los alanos y los vándalos.

418 Con el acuerdo de Roma, fundó Aquitania.

507 Los visigodos fueron vencidos por Clodoveo en Vouillé y tuvieron que abandonar rápidamente la Galia.

711 Los reyes visigodos consiguieron mantener en España hasta el 711.

OSTROGODOS

375 Los ostrogodos (godos orientales) tuvieron que someterse a los hunos.

453 A la muerte de Atila, se instalaron en Panonia (fue una antigua región de la Europa central, limitada al norte por el río Danubio, que corresponde actualmente en su mayor parte del sector occidental de Hungría y parcialmente a Croacia, Serbia, Bosnia-Herzegovina, Eslovaquia, Austria y Eslovenia)

487 Atacaron Bizancio. Zenón, el emperador de Oriente, sugirió al rey de los ostrogodos, Teodorico, que se dirigiese más bien contra el imperio de Occidente.

488 Los ostrogodos fundaron un reino en Italia. Una vez afirmado su poder en Panonia, Norica, Recia y Dalmacia, Teodorico, que había establecido su capital en Rávena, gobernó el reino como si fuese el emperador de Occidente.

BURGUNDIOS

Asentados en el siglo III  en el norte de Alemania, entre el Vístula y el Oder, también se dirigieron hacia el sur y cruzaron el Rin a finales del año 406.

Los burgundios, que se dirigieron hacia Saboya y la región del Ródano, firmaron un acuerdo con Roma que les permitió, hacia mediados del siglo V, asentarse y constituir un reino en torno a los valles del Saona y del Ródano, en las comarcas que recibieron después el nombre de Borgoña (del latín Burgundia)   

VÁNDALOS

Los Vándalos llegaron a España hacia el 412. Rápidamente, se aseguraron una posición dominante. La hostilidad de los visigodos y la existencia de las ricas provincias romanas de África del Norte les impulsaron a abandonar España en 429. Se apoderaron entonces de Numidia (este de Argelia), la Bizacena y la Proconsular (Tunicia), las Baleares, Córcega, Cerdeña y Sicilia. Incapaces de crear un Estado estable, se consolaron saqueando las costas del Mediterráneo. La amenaza bereber y, más tarde, en el 533, la reconquista bizantina, les eliminaron definitivamente.

ANGLOS, JUTOS Y SAJONES

El éxodo de estas tribus se inició a partir del 286. Mientras que las demás migraciones habían tomado la vía terrestres, estas poblaciones se dirigieron por mar a Inglaterra. No se proponían saquearla sino instalarse definitivamente en la isla.

En el 401, el general romano Estilicón, de origen vándalo, hizo regresar a Italia una legión destacada en Inglaterra, con objeto de contener el empuje de los visigodos de Alarico. Seis años más tarde, las últimas tropas romanas que ocupaban aún Gran Bretaña abandonaron la isla, dejando el campo libre a los invasores (anglos, jutos y sajones, a los escotos de Irlanda y a los pictos de Escocia.

Las provincias romanos pronto se dividieron en un gran número de pequeños reinos, cuyas fronteras correspondían a las regiones donde los inmigrantes habían decidido asentarse.

Los jutos, se establecieron en su mayoría en las regiones de Kent y Hampshire,

El conjunto de los sajones ocupó el oeste y el sur de la isla

Los anglos se asentaron sobre todo en el centro y el norte.

En realidad, esos pueblos diversos se mezclaron hasta tal punto que, a comienzos del siglo VII, se pudo empezar a hablar con exactitud de un pueblo anglosajón.     

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s