EL ESCRIBA SENTADO

Cuando llegué  al museo del Louvre iba con mi lista de obras que no me podía  perder. Definitivamente fue imposible pasar por esa cantidad de obras de arte sin detenerte una y otra vez. Una de las obras en mi lista era el “Escriba sentado”. Cuando me topé con ella lo primero que me llamó la atención fue su tamaño (54 cm), pues me la había imaginado más grande y por otro lado que transmitía vida, no sé si sería por la forma de mirar de sus ojos, atentos a la información que le va a llegar, o sus manos preparadas para escribir. El caso es que me enamoró y fui consciente de que la fotografía, afortunadamente, no consigue captar el alma de las obras de arte. Seguir leyendo “EL ESCRIBA SENTADO”