EL MALAGUEÑO OMAR BEN HAFSUN, BANDIDO O SANTO

En el término municipal de Ardales, muy cerca del famoso “Caminito del rey” se encuentran las ruinas de la fortaleza de Bobastro, allí, Omar ben Hafsún, rebelde descendiente de visigodos, creó un fortín inexpugnable para las tropas de los Omeyas, dinastía reinante en Córdoba, a la que se enfrentó entre el 880 y 919.

SITUACIÓN POLÍTICA Y RELIGIOSA DE AL-ANDALUS  EN LOS SIGLOS IX y X

Map_Iberian_Peninsula_1000-es.svg

ESCENARIO EN EL QUE VIVIÓ OMAR BEN HAFSÚN

Nuestro personaje vivió entre los siglos IX y X. en uno de los imperios más importantes del mundo que fue el que lideró el clan de los Omeyas en al-Andalus. De hecho, pasó de ser un emirato independiente a ser el poderoso Califato de Córdoba. Pero, antes tuvo que enfrentarse a una rebelión, que puso en jaque incluso al mismísimo Abderramán III.

El ritmo seguido por las conversiones religiosas en al-Andalus es una incógnita. Según el historiador americano Bulliet se produjo una islamización lenta y tardía, aunque lo más probable es que las conversiones fueran más rápidas en el medio urbano que en el rural. Muchos de los conversos, llamados muwalladun  o muladíes, seguían conservando prácticas y costumbres cristianas pese a la desaprobación de los juristas malikíes, porque al no existir tanto control como en las ciudades, los habitantes del medio rural se permitían mantener sus tradiciones, porque los cambios políticos y religiosos no pertenecen al pueblo sino a los que los dirigen.

En los tiempos de Muhammad I se intensifica el celo fiscal de los gobernadores provinciales haciéndoles partícipes de parte de los ingresos recaudados. Los abusos consiguientes, y el endurecimiento de la presión tributaria, contribuyeron al desprestigio del emir y a que se produjeran disturbios en los distritos de Málaga, Ronda y Algeciras, porque, como sabemos, muy difícilmente se producen disturbios si no se han producido problemas económicos previos.

Estas circunstancias llevaron a cabo un levantamiento que duró casi medio siglo y en el que da lugar al nacimiento de uno de los personajes más singulares de la historia de la península ibérica, Omar Ben Hafsún también conocido en su época como «el capitán de la gran nariz»

¿QUIÉN ERA OMAR BEN HAFSÚN?

Samuel_Omar_Ben_Hafsun

Unos defienden a Omar ben Hafsún como un paladín del cristianismo y otros como un villano que aprovechó su situación para realizar saqueos y robos. Pero, lo cierto es que se trató de un personaje inconformista y pragmático que como consecuencia de las circunstancias que lo rodearon supo, como dice el historiador Pedro Cantalejo, ser capaz de reunirse al mismo tiempo con los bereberes del Magreb y castellanos con tal de conseguir sus propósitos contra los Omeyas.

images (3)

850 Omar Ben Hafsún nació en la región de Parauta, municipio situado al este de la provincia de Málaga en el  Valle del Genal, siendo una de la poblaciones que conforman la comarca de la Serranía de Ronda, en una familia de terratenientes musulmanes de origen nobiliario godo, aunque uno de sus abuelos se había convertido al islamismo. De este modo, Omar por nacimiento era muladí (nombre que recibían los descendientes de los hispano-godos convertidos al Islam)

De la madre de Omar no se sabe nada y respecto a su padre, se sabe que se llamaba Haf, era un rico propietario que vivía de sus tierras en una alquería rondeña llamada Torrecilla. Era un muladí de islamización reciente que descendía, por vía paterna, de un conde visigodo llamado Alfonso.

descarga (2)

El origen de cómo Omar se convirtió en un rebelde, según recoge el escritor Jorge Alonso García, está en un incidente que le ocurrió cuando descubrió que un pastor bereber le estaba robando el ganado a su abuelo, Ya`far ibn Salim. Omar se enfrentó a él, matándolo. Tras este asesinato, Omar hubo de esconderse en la sierra del Alto Guadalhorce, refugiándose en las ruinas de un viejo castillo, el inexpugnable Bobastro, junto a las gargantas del Chorro, dado que él sabía que sería perseguido por los justicieros bereberes. Hasta esas ruinas huyó con varios compañeros. Durante su retiro y acuciado por la necesidad, se dedica a dar una serie de golpes de mano a los campesinos de los alrededores en unión de otros huidos. Omar, temiendo que se complicaran las cosas, llega a Tahart, en África.

images (2)

878  Cuatro años más tarde es desalojado de allí y llevado a Córdoba para incorporarle al ejército, pero escapa de nuevo a Bobastro y, durante el emirato de al-Mundir encabeza una revuelta en la zona malagueña.

images

879 Reinando en Córdoba el emir Muhammad I  , estalla una espectacular revuelta en la zona montañosa de Ronda y Málaga. Los hombres que pueblan estas tierras son muladíes y bereberes que, agobiados con cargas tributarias, deciden levantarse en armas contra el poder central.  El sistema de lucha que utilizaran será el de guerra de guerrillas, convirtiéndose Omar ben Hafsún en jefe de la rebelión. Omar, viéndose cercado huyó al norte de África nuevamente.

bobastro  

880 Omar ben Hafsun regresó a la península y con el apoyo de su tío Muhadir consiguió reunir una partida de mozárabes, muladíes e incluso beréberes descontentos con la aristocracia de origen árabe dominante, dando muestras de sus grandes dotes de estratega militar.

Se dirige a Bobastro donde tras unas reformas, se convierte en el centro de operaciones de unos rebeldes que cada día aumentan en número e incursiones temerarias. Sus huestes se hicieron muy poderosas y numerosas y luchando con gran valentía en clara rebeldía contra el poder de los emires de Córdoba.

883 Alarmado el emir Muhammad I, decide cortar por lo sano, enviando al general Hashim be Add al-Aziz para que pacifique los montes de Algeciras y al regreso, se ocupe de Bobastro. Omar que sabe que en ese momento no puede medirse con un gran ejército, se somete al emir y marcha a Córdoba con Hashim, aunque dejando una pequeña guarnición en Bobastro. En Córdoba se le hace un buen recibimiento y se pone al servicio de la guardia de Muhammad I.

Pasado algún tiempo tiene un altercado con Muhammad ben Walid ben Ganim, prefecto de la ciudad, que le hacía la vida imposible dándole los peores alojamiento e igual comida; así que de nuevo volvió, junto a sus hombres, a Bobastro.

440px-RebeliónDeIbnHafsún.svg

Omar ben Hafsun, que ha aprendido nuevas técnicas guerreras, se lanza a conquistar una serie de plazas (Mijas, Comares, Archidona), con un objetivo: la creación de un reino independiente.    

886  Omar pide auxilio a otro rebelde, Harith ben Hamdum, que resistía en Alhama, con el fin de hacer frente a las tropas omeyas. Pero Mohammad I  muere en Córdoba y esta tregua que supuso el cambio de emir fue aprovechada al máximo por Omar be Hafsun , que se dedica a levantar a toda la serranía con la siguiente proclama: «Desde hace demasiado tiempo habéis tenido que soportar el yugo de este sultán que os toma vuestros bienes y os impone cargas aplastantes, mientras los árabes os oprimen con sus humillaciones y os tratan como esclavos. No aspiro sino a que nos hagan justicia y a sacaros de la esclavitud» F. Gillen Robles decía «Parecía Umar el genio de insurrección agitando con las chispas que de ella se desprendían… Su nombre fue emblema de libertad para los pueblos » En el cenit de su poder, Omar Ben Hafsún dominaba las provincias de Málaga y Granada (donde el Emirato tuvo que reconocerle oficialmente como gobernador) y tenía intensas relaciones con los rebeldes de Jaén. En su lucha contra los Omeyas le apoyaron sobre todo los bereberes y los mozárabes.

Omar ben Hafsun fortifica, aún más, Bobastro, convirtiéndolo en el castillo más inexpugnable de todo al-Andalus.

888 El nuevo emir al-Mudhir decide acabar con Omar y parte de Córdoba capturando y sacrificando a otros cabecillas a las órdenes de Omar que estaban en su camino hasta Bobastro. Ante la presión, Omar no presenta batalla y sólo pide una paz honrosa  que es aceptada por al-Mudhir, sin embargo Omar, escapa por la noche y toma el pelo al Omeya, que al conocer la noticia, juró no levantar el cerco hasta que Omar cayera en sus manos, vivo o muerto. Pero al-Mudhir murió sin poder cumplir su juramento.

899 Al mismo tiempo instala un obispo cristiano en Bobastro y construye allí una iglesia convirtiéndose al cristianismo junto a parte de su familia (esposa y dos de sus cuatro hijos), adoptando el nombre de Samuel, e intentando también el reconocimiento de su estado por el rey asturiano Alfonso III.

MNY5AWLIVJE6PGLQCZ24GHWGGE

912 muere el emir y su sucesor va a resultar el más temible de los Omeyas con los que Omar se ha tropezado, Abd al Rahman III  para quien su principal obstáculo era Bobastro. Por ello la política del nuevo emir estaría encaminada aislar cada vez más a Omar.

913 Abd al Rahman toma Écija y manda destruir el puente sobre el río Genil, para cortar la comunicación con Omar ben Hafsún. Después de la temporada de lluvias recupera setenta plazas fuertes.

914 Se produce una gran sequía que sirve de tregua momentánea. Omar ya no se preocupa de aumentar su territorio. Sabiéndose seguro en su fortaleza y encontrándose enfermo, se retira a la iglesia rupestre de la fortaleza y quizás influido por su hija Argentea, parece ser que vivió una época de meditación y reflexión hasta el fin de sus días.

917 Muere Omar Ben Hafsún sin que Abderramán III pudiera sofocar esta sublevación épica y fue enterrado junto a la iglesia de la fortaleza, con arreglo al rito de sus mayores, boca arriba, con los brazos cruzados sobre el pecho y con el rostro vuelto hacia Oriente.

La noticia de su muerte recorre toda la Península, causando una gran desesperanza en el corazón de los mozárabes y júbilo en los árabes, que se ven libres de un enemigo que los traía en jaque desde hacía cuarenta años.

928 La figura de Omar Ben Hafsún fue sucedida por su hijo Sulaymán, quien resistió una década más el hostigamiento de Abderramán III. Fue en el año 928 cuando Bobastro cayó definitivamente en manos de los Omeyas, lo que marca también un hito en la historia de Al-Ándalus, ya que, al sofocar esta larga rebelión, Abderramán III se proclamó poco después califa.

descarga (3)

931 La estela del rebelde de Bobastro llegó más lejos a través de una de sus descendientes, Santa Argentea. Hoy no se sabe con certeza si esta mártir fue su hija o su nieta, pero, según dejó escrito en su día, el escritor Diego Vázquez Otero murió a la edad de 13 años en el año 931, tras ser torturada por su captores en Córdoba. Hoy el pueblo de Ardales celebra en torno al 13 de mayo, fecha de su muerte, una misa en honor a esta santa malagueña.

REFERENCIAS:

Diario Sur

Revista Jábega n 8- Rafael Franquelo

La conquista de al-Andalus según Ibn al-Qutiyya

Bobastro-Diputación de Málaga

Historia de Andalucía Juan Antonio Lacomba

FOTOGRAFÍAS

Museo del bandolero

ABC

La razón

Busto de Omar realizado por Ricardo Dávida

 

 

 

Un comentario en “EL MALAGUEÑO OMAR BEN HAFSUN, BANDIDO O SANTO

  1. Pingback: EL DÍA DESPUÉS DE LAS GRANDES PANDEMIAS – ESPERANZAVAROBLOG

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s